Sombrero de paja: orgullo y tradición piurana que debe continuar

“Es importante usar el sombrero de paja—elaborado por nuestros artesanos—porque así incitamos que la tradición se siga manteniendo, aun en las generaciones más jóvenes”, dijo la docente.

Sombrero de paja toquilla
En la Resolución Viceministerial se especifica que el uso del sombrero en Sudamérica proviene de la vestimenta europea del siglo XV, pero que la gradual imposición de la moda española a las poblaciones nativas lo introdujo en los pueblos andinos. Diana Aguirre, docente de la UDEP y autora del expediente presentado al Ministerio de Cultura para buscar la declaratoria como Patrimonio de la Nación, sugiere algunos motivos para incentivar a la comuna piurana a usar el  sombrero de paja toquilla.

¿Por qué los piuranos deben usar el sombrero de paja toquilla?

En estos tiempos, usar sombrero es cuestión de salud. Es verdad que la dinámica de vida, en la actualidad, no nos permita un uso cotidiano  porque no es fácil transportarlo de un lugar a otro (sin que se maltrate). Sin embargo, debemos hacer el esfuerzo de buscar modelos que sean prácticos y atractivos que—con total comodidad—utilicemos en diversas ocasiones; no solo en la playa, sino por las mañanas cuando nos dirigimos a nuestro trabajo; más aún en los horarios de salida (1:00 p.m.). Cuidado, el sol arrecia fuerte y sí es necesario incorporarlo como un accesorio más de nuestro vestir diario e incluso paseos de fin de semana.

El sombrero de paja toquilla  ya es reconocido como Patrimonio Cultural de la Nación…

Y esto significa que se ha puesto en valor nuestra cultura; que se reconoce la maestría de nuestra gente en la elaboración de un artículo de vestir con historia y tradición de gran valor patrimonial. Este reconocimiento tiene una representación especial para los poseedores de esta técnica artesanal. Les hace importantes, eleva la autoestima de esta gente sencilla del bajo Piura; pero sobre todo nos compromete a tomar medidas para que la tradición no se pierda y que las futuras generaciones del distrito sigan tejiendo.

Diana Aguirre