“Hay que proteger la autonomía universitaria de las modas intelectuales”

Con la presencia de más de dos mil personas –entre ellas, más de 250 nuevos titulados– se realizó la ceremonia de Apertura del Año Académico 2014 de la Universidad de

ceremonia1

Con la presencia de más de dos mil personas –entre ellas, más de 250 nuevos titulados– se realizó la ceremonia de Apertura del Año Académico 2014 de la Universidad de Piura. Durante la misma, el rector de la UDEP, Dr. Sergio Balarezo, reflexionó sobre algunos puntos referidos a la autonomía universitaria.

El rector de la UDEP señaló que hoy existen ideas dominantes que están influyendo en la investigación y la docencia: “Hay modas o corrientes que se convierten en dominantes y que influyen en la investigación y docencia, sobre todo en ciencias humanas y sociales. La universidad mantendrá su autonomía en la medida en la que sea capaz de detectar y analizar críticamente esas tendencias y de trabajar sin dejarse arrastrar por ellas”.

En ese sentido, el doctor Balarezo afirmó que la sociedad actual “está olvidando que solo las actividades moralmente lícitas nos hacen libres y engrandecen al hombre”: “se nos quieren vender visiones sesgadas de la persona humana, y se quiere legislar con estas visiones, desconociendo la naturaleza del hombre y, envileciéndola. Y, en este marco, cualquier cosa vale, sino, basta ver la inseguridad ciudadana de distinto calibre, la falta de respeto por el prójimo, la manipulación del concepto de matrimonio y familia, etc.”.

rector

Por ello, recalcó que se deben conjugar los objetivos de la Universidad con el esfuerzo estatal “para seguir velando por la autonomía universitaria y protegerla, inclusive, o principalmente, de las modas intelectuales e ideas dominantes” porque la misión de la Universidad “es la búsqueda de la verdad, no de lo ‘científicamente correcto’ en cada momento”.

Subsidiariedad en la tarea universitaria

En otro momento de su intervención, el rector de la UDEP afirmó que parte del éxito de la misión de la Universidad en la sociedad se debe al respaldo efectivo de las instituciones estatales. Para el cumplimiento de esa tarea, afirmó el doctor Balarezo, hará falta apelar al principio de subsidiaridad que “no es sinónimo de asistencialismo ni de intervencionismo estatal, sino del ejercicio serio y comprometido de los deberes y derechos de las personas que laboran en el día a día de la operación”.

Esta subsidiariedad –afirmó– permitirá potenciar los medios y acciones que promuevan el desarrollo científico y tecnológico, auspiciar investigaciones que contribuyan al desarrollo de la sociedad, promover políticas que ayuden a las instituciones universitarias a cumplir sus planes estratégicos, etc.

Por ello, reafirmó el doctor Balarezo, “el Estado complementa la acción de las instituciones privadas, pero no debe ahogarlas ni reemplazarlas, menos aun cuando estas pueden, razonablemente, llevar adelante las iniciativas”. En el caso de la universidad –afirmó– el Estado “proveerá el marco legal que garantice a los ciudadanos la calidad de la enseñanza. No le compete al Estado suplantar lo que por definición es responsabilidad propia de cada Universidad: organizarse para cumplir con su misión de servicio en los diversos causes legítimos de los muchos proyectos universitarios que enriquecen el ámbito de la educación superior”.

Lección inaugural

La Lección Magistral de este año la tuvo a cargo el Dr. Ashok Kotwal, Director del Centre for India and South Asia Research en la Universidad de Columbia Británica (UBC), Canadá. El titulo de la Lección fue: ‘Hacia una economía global’.

Kotwal

La UDEP en cifras 2013

  • 4000 alumnos de pregrado en Piura y 1480 en Lima, incluyendo los de su convenio con la Escuela Naval.
  • 100 doctores en su plana académica.
  • Más de 7000 libros adquirió la Biblioteca Central, acumulando a finales del año: 225 980 volúmenes y un total de 116 034 títulos.
  • Se otorgaron 820 becas y semibecas (en cada ciclo) a alumnos de escasos recursos, realizando una inversión total de casi 7 millones y medio de nuevos soles.
  • 7 proyectos con impacto social aprobados por el Estado peruano, a través del Fincyt. Entre ellos: El estudio sobre el ecosistema del algarrobo; la mejora de la producción del mango y del proceso de fermentación del cacao; el uso de los residuos de la caña de azúcar para la creación de energía térmica y/o eléctrica, entre otros.