“La formación integral es lo que te hace sobresalir”

José Luis Martínez egresó de la Facultad de Derecho en el 2000 y desde hace dos años trabaja en el FMI en Washington. En su visita a la UDEP cuenta cómo ha logrado destacar en varios organismos internacionales.

José Luis Martínez2

Casi todos los países de Latinoamérica y de Europa, cinco o seis en África y otros en Asia, el piurano José Luis Martínez ha viajado mucho en los últimos diez años. Después de egresar de la Facultad de Derecho de la UDEP en el 2000, se mudó a Washington (EE.UU.) para estudiar inglés y desde allí su avance profesional no se detiene.

“En Washington, donde vivo hasta ahora, hice la maestría en Derecho Internacional en la American University. Mientras estudiaba, postulé a un concurso para ‘interns’ o practicantes en el Departamento Legal del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y me aceptaron”, narra sobre su primer contacto con un organismo internacional.

Después de unos meses de terminar la maestría, el BID lo contrató como consultor en el área de Integridad Institucional. Allí, pasó tres años. Luego, lo llamaron para trabajar en una oficina similar en las Naciones Unidas y, desde hace un par de años, es colaborador en el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Su trabajo consiste en revisar que, en los proyectos financiados por la institución internacional, los fondos sean realmente invertidos en las obras para los que fueron destinados y que se cumplan con las normas y políticas establecidas por el organismo.

“Para los temas de Integridad Institucional se requiere un conocimiento jurídico, entonces he trabajado generalmente con auditores y otros abogados de diferentes partes del mundo. Ahí, entre funcionarios con diferentes culturas, la clave es saber lidiar con las diferencias y llegar a un punto de consenso para avanzar en los proyectos y no caer en el riesgo de quedarse atrapado en ciertas burocracias”, comenta.

José Luis Martínez

Formación universitaria
Para José Luis, la Universidad de Piura no le brindó todos los conocimientos técnicos que hacen falta para trabajar en el FMI, sino que desarrolló su capacidad de trabajar y de aprender. “La Universidad te da la pasta para desarrollarte, no puede hacer que memorices todos los libros de derechos pero sí te desarrolla, por ejemplo, el olfato para ver un tema clave en un contrato. La UDEP te lo brinda, sin dudas, porque no solo te da el conocimiento técnico, sino que amarra la formación como persona”, comenta.

Así, lo que el egresado más valora es la formación humanística, que le ha permitido avanzar en su carrera profesional: “Esta Universidad sentó las bases para mi trayectoria. Esta universidad se caracteriza no solo por la enseñanza académica, sino por la formación integral que a veces puede sonar muy teórica pero es lo que te hace sobresalir entre otros profesionales que no tienen ese espíritu de integridad. Cuando uno se gradúa se queda con el sentido de querer ser buen profesional y no un mediocre”.