“A los 40”: La fórmula del millón de espectadores

El docente de la Facultad de Comunicación, Alejandro Machacuay, comenta sobre el actual cine peruano, a raíz del éxito en la taquilla de la película "A los 40".

Luego del éxito de “¡Asu Mare!”, una nueva película peruana logró superar el millón de espectadores. El filme “A los 40”, dirigido por el joven cineasta Bruno Ascenzo, pudo “enganchar” al público desde la fecha de su estreno. ¿Correcta estrategia de producción? ¿Buena selección de actores? ¿Historias que conectan con el peruano? La fórmula, sin embargo, no es tan compleja como parece.

A los 40

Foto: Facebook Tondero Producciones.

Siete personajes que bordean los 40 años se enfrentan a su pasado, su presente y su futuro en una fiesta de reencuentro de promoción que los lleva a preguntarse hacia dónde están encaminando su vida. Ese es el planteamiento principal de la película. Agréguenle divertidas escenas de humor, diálogos bien peruanos y una trama ligera que no implique mayor esfuerzo al espectador. Sencilla y directa.

Para Alejandro Machacuay, especialista en Historia y Estética Cinematográfica de la Universidad de Piura (UDEP), hay dos aspectos muy importantes que los productores tuvieron en cuenta antes de comenzar a rodar “A los 40”: pensar primero en el público y seleccionar a los actores correctos.

Machacuay comenta que la revista Variety, una de las más importantes publicaciones estadounidenses especializadas en cine, publicó un reportaje en abril en el que señalaba que los actuales cineastas peruanos piensan mucho en el espectador.

“‘A los 40’ cumple con ese objetivo: divertir a la gente. Es el cine que actualmente está dando mucho que hablar, aquel que piensa en el público. Por esa razón,  incluso antes de rodar, ya se puede pronosticar la afluencia de gente en los cines, así se solicitan auspicios a las empresas privadas para financiar el proyecto. Es una estrategia de marketing muy bien montada por las productoras peruanas y latinoamericanas en general”, señala.

El docente de la Facultad de Comunicación de la UDEP apunta que el éxito de las últimas producciones peruanas tiene que ver, en gran parte, con el hecho de que muchos de quienes participan en los proyectos provienen de la publicidad.

“La publicidad peruana ha ganado muchos premios a nivel internacional. El binomio publicidad y cine ha fomentado la creatividad y el ritmo. Cada plano es pensado en el público, y eso se ve en las producciones que hace ‘Tondero Films’, que realizó esta película y también ‘Asu mare’. Se han mejorado, además, las técnicas cinematográficas”, explica.

A. Machacuay (2)

Alejandro Machacuay destacó la importancia de la selección de actores y distribución de personajes en las producciones nacionales.

Caras conocidas, éxito asegurado

Según indica Machacuay, en nuestro país pasa algo muy curioso: por lo general, la gente suele ir ver nuevas películas porque reconoce a actores que ya vio en otros filmes; en el Perú, el público va porque a los personajes los ha visto en series o programas muy exitosos de la televisión.

“La productora que hizo ‘A los 40’ trabaja con esa fórmula: estrellas conocidas y financiamiento privado de empresas. Es una cadena. Los mismos rostros se aprovechan para diversas películas. Existe un riesgo: saturar al público  dándole lo mismo. Creo que se van a ir corrigiendo cosas con el tiempo, como sucede con la publicidad cuando algo no marcha bien”, añade.

El “otro” cine peruano

Aunque el docente afirma que esta vez la fórmula no les ha funcionado del todo -pues recurren a muchos clichés (la relación entre madre e hijo, conflictos de pareja, diálogos forzados, etc.)-,  apunta que este boom del cine comercial peruano –así lo califica- es el inicio de un proceso que consolidará una manera de hacer cine en el país.

“Como punto a favor, creo que se ha creado una oferta de cine que es bien acogida por el espectador; esta nueva oferta está apostando por géneros: terror, comedia, animación, entre otros.  Son géneros universales que se están adaptando muy bien a lo local”, señala.

Ahora que el cine peruano ya “enganchó” con el público, ¿cómo hacer para la conexión no se pierda? Para Machacuay, la factura técnica va por buen camino, los estilos se están diversificando y los actores están jugando un rol importante. Sin embargo, cree que la deuda pendiente está en el guión.

“Solo así habrá una apuesta coherente: un cine que apueste por el entretenimiento, pero que tampoco descuide las historias bien contadas. Que sea un verdadero arte cinematográfico”, puntualiza.