“La primera responsabilidad social es evitar los efectos negativos de la empresa”

El profesor visitante de la UDEP José Mariano Moneva detalla cómo la RSE puede reducir los riesgos económicos para una compañía y generar una ventaja competitiva.

Regalar juguetes en Navidad, repartir alimentos entre la comunidad, dar dinero. Para el vicedecano de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Zaragoza, José Mariano Moneva, estas prácticas de filantropía ya están fuera del radar de una buena gestión empresarial de responsabilidad social, pues se entiende que la RSE debe trascender a los grupos de interés e impactar en la vida de los ciudadanos.

“La empresa es como si fuera un ciudadano más, porque forma parte de la sociedad. Entonces, debe ir más allá de su compromiso económico con los inversionistas y del cumplimiento de la ley para responder a la sociedad en los aspectos que le preocupan y no quedarse en la filantropía, tal como lo hacen muchos ciudadanos, quienes, por ejemplo, en vez de regalar dinero prefieren formar grupos de voluntariado”, detalla.

Entonces, ¿cómo concretar la RSE? El especialista explica que una empresa puede aportar más en el mismo sector donde desarrolla su actividad, pues ya tiene presencia en el área y conoce su situación. Por ejemplo, menciona que Nestlé, dedicada al rubro de alimentos, orienta su responsabilidad social a la lucha contra la desnutrición, mientras que otras empresas se enfocan al ámbito educativo, medioambiental, etc., sin descuidar la visión amplia de trascender a la sociedad.

Y apunta que el primer paso de una estrategia de RSE pasa por ser responsables en la propia actividad empresarial antes de aportar a otros sectores de la sociedad: “Lo primero que hay que hacer es evitar los efectos negativos que la empresa puede generar, porque luego no se tendrá que aportar para compensar los propios impactos. Por ejemplo, si una compañía busca reducir la desnutrición infantil debe cuidar que los precios de sus productos tengan un precio adecuado al entorno para evitar que se agrave el problema social”.

Ventaja

Moneva asegura que la responsabilidad social empresarial supone una ventaja frente a otras organizaciones que no la tienen. Pues, con RSE se obtienen mejores resultados de los empleados, de los inversores y de los consumidores. Además, la sociedad suele poner menos trabas al desarrollo de una empresa responsable o, incluso, puede apoyar acciones que en otros casos penalizaría.

“Si bien no es una panacea que elimina todos los conflictos, la responsabilidad social gestionada estratégicamente implica una mejor relación con todos los grupos de interés que, al final, se traduce en beneficios económicos por la reducción de los riesgos para la empresa. A más problemas con el vecino, los costos van a aumentar”, anota.