“La única solución es crear una generación de élite con espíritu de servicio”

En la Apertura oficial del Año Académico, el Dr. Ashok Kotwal destacó los retos y potencialidades que enfrentan los países emergentes.

La ceremonia de Apertura del Año Académico es una tradición secular de la Universidad de Piura que reúne autoridades, docentes, nuevos alumnos y titulados. Es un acto oficial que se realiza cada año para dar a conocer los logros y objetivos cara a la sociedad, y donde una persona con amplia experiencia docente y de investigación enuncia la Lección Magistral. Este año, el Dr. Ashok Kotwal, Director del Centre for India and South Asia Research en la Universidad de Columbia Británica (UBC) pronunció la Lección ‘Hacia una economía global’.

La globalización en países emergentes

Para el  Dr. Kotwal, la globalización ofrece muchas oportunidades para naciones como la India – su país natal-  y el Perú, porque facilita la difusión de tecnología y conocimientos y permite encontrar mercados existentes en los países desarrollados para sus exportaciones. “El crecimiento de India fue generado por la exportación de software al Oeste. Perú está exportando minerales, productos agrícolas, y bienes manufacturados. Así es como crecen los países emergentes”, explica.

El doctor en Economía afirma que los países emergentes necesitan instituciones funcionales para poder aprovechar las oportunidades que se presentan con la globalización. Teniendo en cuenta su conocimiento sobre el Perú y la India, países donde las personas que gozan de buenos ingresos pueden acceder a una educación universitaria, Kotwal detalló los aspectos que deben mejorar. “Necesitamos un buen sistema legal donde los derechos de propiedad estén claramente definidos y los desacuerdos contractuales sean resueltos sin dificultad. Necesitamos buenos sistemas educativos y de salud para que el nivel de capital humano sea alto. Necesitamos un buen gobierno en todos los niveles para que la calidad de los bienes públicos ofrecidos sea buena. Además, necesitamos instituciones para que las ganancias de estas nuevas oportunidades sean percibidas por todos. Necesitamos que las instituciones sean incluyentes. Esto nos trae al desafío más grande de nuestros tiempos”.

Los graduados: la nueva élite del Perú

A los nuevos titulados, a quienes el Dr. Kotwall llamó “afortunados” y “parte de la nueva élite”, auguró un excelente futuro profesional.  “Todo parece indicar que el Perú es una economía floreciente, porque los ingresos están creciendo, la pobreza está disminuyendo y la desigualdad de ingresos se está estrechando. De hecho, serán la nueva élite de Perú, y las élites tienen responsabilidades. Probablemente les sorprende que les llame ‘élite’, pero en países como India y Perú, un porcentaje muy pequeño de personas obtienen títulos universitarios. Ellos pasan a ocupar cargos importantes en el gobierno, en las empresas, y en los medios de comunicación. Son personas influyentes en formar el destino de la nación. Por eso, les afirmo que ustedes serán la élite en el Perú del mañana”, expresó.

La ceremonia fue presidida por el  Vice Gran Canciller de la UDEP, el Dr. Emilio Arizmendi Echecopar, quien fue acompañado por el rector, Dr. Sergio Balarezo Saldaña; el vicerrector, Dr. José Ricardo Stok Capella; el vicerrector adjunto, Dr. Francisco Bobadilla Rodríguez y el secretario General, Mgtr. William Zapata Jiménez. Asimismo, asistieron a la ceremonia la rectora de la  Universidad Femenina del Sagrado Corazón, la Dra. Elga García Aste y el director general de Educación de la Marina de Guerra del Perú, el contralmirante Juan Carlos Del Álamo.

Al finalizar la actividad, el rector Sergio Balarezo Saldaña dirigió unas palabras a los asistentes, resaltando los nuevos retos que la UDEP se ha propuesto cumplir en este año y en los que resaltan para la celebración de los 50 años de la Universidad. “Nos centraremos en el futuro, en las metas y los retos que nos conducirán a las Bodas de oro institucionales, enmarcadas en las celebraciones previas al Bicentenario de la Independencia de nuestro país. La Universidad, ayer, hoy y siempre, es lo que sus pioneros querían de ella. San Josémaría decía: “queremos formar hombres doctos, con sentido cristiano de la vida; queremos que en este ambiente se cultive la ciencia enraizada en los más sólidos principios y que su luz se proyecte por todos los caminos del saber”, expresó.