Los peruanismos en el nuevo diccionario de la lengua española

Un peruanismo es un vocablo o el uso propios del español hablado en Perú; así, son frecuentes: amargón (‘gran disgusto’), asado (‘muy molesto’), ayayero (‘adulador’), bamba (‘falso’), borrado (‘picado de viruelas’), cachaco (‘militar’), envarado (‘que tiene influencia’), fosforito (‘que se molesta fácilmente’), kion (‘jengibre’), informal (‘vendedor ambulante’), entre otros, que entraron ya hace más de una década al diccionario académico y se mantienen en la edición recientemente publicada.

Otros, en cambio, no son de uso exclusivo peruano, pero los sentimos muy nuestros: guachimán (‘vigilante’), brevete (‘permiso de conducir’), calato (‘desnudo’), campana (‘ladrón que alerta a sus cómplices’), campeonar (‘ganar’), chompa (‘jersey’), basurita (‘partícula de suciedad que se introduce en el ojo’), incluida esta última por primera vez en la actual edición del DRAE; equeco (‘amuleto en forma de figura humana’), que en la edición del 2001 aparecía con la marca Perú; pero que en la nueva se le atribuye también a Argentina, Bolivia y Chile.

Un caso curioso es el de combi que la sentimos muy peruana. Es una palabra tomada del modelo Kombi de Volkswagen que ingresa al Diccionario de americanismos (2010) con el significado de ‘camioneta’ en México y Paraguay; ‘vehículo de transporte público para pocos pasajeros que realiza trayectos cortos y fijos’ en Perú, Bolivia y Argentina; y ‘vehículo sin licencia que traslada grupos reducidos de pasajeros en trayectos cortos’ en Perú y Paraguay. En el nuevo DRAE aparece como ‘dicho de una furgoneta o de un furgón: Que tiene un volumen interno dividido en espacio con asientos y espacio para carga’. No aparece el uso peruano.

Echaremos de menos a la palabra bividí (de la marca BVD), que en el DRAE 2001 se presenta con la variante bivirí (‘camiseta sin mangas’), y que no aparece en esta edición.