Docentes del Instituto Confucio destacan su labor en el Día del Maestro de China

Hoy que China celebra el día del maestro, tres docentes del Instituto Confucio reflexionan sobre la enseñanza de su idioma, más allá de las fronteras de su país, en Perú.

COnfucio 1

Profesoras del Instituto Confucio de la Universidad de Piura.

Todos los días, las aulas del Instituto Confucio les permiten vivir la vocación que las llevó a convertirse en docentes en China. Aquí en Piura, Cai Shasha (Felicia), Wang Yinxu (Ana Luisa) y Xing Ming (Fabiana) celebran por primera vez el Día del Maestro, fuera de las fronteras de su país. Están orgullosas de su profesión y de llevar ahora su cultura a un país como Perú.

Felicia (Cai Shasha ) recuerda que el 10 de setiembre en China es un día significativo. “Creo que un buen profesor no solo enseña conocimientos a los alumnos, sino también influye en ellos con su  actitud, manera de pensar, carácter, y eso es para toda la vida. Por eso, ser profesor es una gran profesión”, expresa.

Sobre la labor de enseñar el idioma a otra cultura reconoce que el chino mandarín es uno de los idiomas más difíciles de aprender pues tiene su propio sistema de pronunciar y escribir. “Como la civilización china cuenta con más de 5000 años, su lengua también es profunda y complicada. Además, la lengua cambia rápido según el desarrollo de la economía y de la sociedad. China desarrolla con un ritmo rápido y su lengua absorbe muchos aspectos de otros idiomas. Aprender el chino mandarín es difícil pero también interesante, y lo más importante: ¡es muy útil!”, comenta.

Wang Yinxu (Ana Luisa) señala que un maestro debe impartir conocimientos profesionales, y resolver dudas. “Para mí, esta profesión me hace dichosa, cada clase que veo avanzar a mis alumnos hacia el objetivo de hablar el idioma chino, significa muchísimo para mí”, menciona.

Opina que los occidentales piensan que el chino mandarín es difícil porque la lengua china es muy diferente al latín, especialmente el sistema de escribir. “Pero si conocen algo de la gramática china, creo que va a cambiar esta impresión; por ejemplo, los verbos en chino nunca se conjugan y los caracteres chinos también tiene reglas para conocerlos, con las raíces podemos adivinar su significado”, refiere.

Para Xing Ming (Fabiana), “ser maestro es una bendición, es una profesión que nos permite enseñar a los estudiantes para que en un futuro se conviertan en personas muy buenas. Como profesora, por vocación, soy feliz cumpliendo mi labor”, asegura.

“Hoy, todo el mundo sabe China es un país que desarrolla muy rápido, además es un país grande, bonito y amistoso; estudiar chino mandarín como una idioma opcional es muy bueno por lo que tiene nuestro país para ofrecer: paz, turismo, cultura, actividad comercial, etc.

Las tres destacan que la experiencia de enseñar en Perú es enriquecedora, no solo muestran ellas su cultura sino que conocen la peruana, y la piurana, descubriendo que pueden tener puntos comunes con la China.

COnfucio 3