Presentan Encíclica “Laudato Si’”

El Papa Francisco llama al mundo a una “conversión ecológica”

Hoy se presentó la segunda encíclica del Papa Francisco titulada Laudato Si’ (Alabado seas), en la que el Santo Padre reflexiona sobre la creación.

Enciclica-LaudatoSi

“No todo está perdido porque los seres humanos, capaces de degradarse hasta el extremo, pueden también superarse, volver a elegir el bien y regenerarse”, es el mensaje del Papa Francisco a través de Laudato Si’, su segunda encíclica en la que hace un llamado a individuos, familias, colectivos locales, nacionales y comunidad e internacional a una “conversión ecológica”.

El documento, publicado esta mañana, en el que por primera vez la Iglesia asume una postura firme ante un mundo que –como ha dicho el Papa Francisco- se está destrozando, promueve la reflexión sobre la casa común. En esta propuesta destaca la importancia del diálogo de todas las comunidades, religiones, profesiones, organizaciones, etc., que facilite los procesos de decisión transparentes.

“La Iglesia no pretende definir las cuestiones científicas ni sustituir a la política, pero invito a un debate honesto y transparente para que las necesidades particulares o las ideologías no afecten al bien común”, afirma el Papa. Recuerda que desde Pacem in terris, los Pontífices han insistido en formas e instrumentos de gobernanza global “para toda la gama de bienes comunes globales”.

En su mensaje escrito, hace hincapié en procesos políticos honestos y sujetos al diálogo ya que “la corrupción, que esconde el verdadero impacto ambiental de un proyecto a cambio de favores, suele llevar a acuerdos espurios que evitan informar y debatir ampliamente”.

Los ejes de la Encíclica pueden plantearse desde los temas que aborda:

  1. Plantea una relación interna entre los poderes y la fragilidad del planeta.
  2. En la creación todo está conectado.
  3. Critica el paradigma y forma de poder de la tecnociencia.
  4. Plantea buscar una nueva economía y una visión integradora del progreso.
  5. Resalta el valor de la criatura.
  6. Debate honesto y sincero sobre los diversos aspectos vinculados a la ecología, también a la ecología humana.
  7. Promueve una cultura del encuentro en lugar de la cultura del descarte.

Patrimonio colectivo
El Papa Francisco destaca en la Encíclica la tremenda responsabilidad del ser humano respecto a la creación ante el hecho de que el ambiente es un bien colectivo, patrimonio de toda la humanidad y responsabilidad de todos. Señala que la existencia humana se basa en tres relaciones fundamentales estrechamente conectadas: con Dios, el prójimo y la tierra.

En Laudate Si’, la máxima autoridad de la Iglesia Católica, analiza la crisis ecológica y cuestiona la actitud de quienes tienen más recursos y poder económico o político, ya que lejos de hacer frente a los problemas del mundo, han dejado de preocuparse por los más afectados –los pobres- para dedicarse a enmascarar los problemas.

Aunque reconoce que la tecnología ha contribuido al mejoramiento de las condiciones de vida, lamenta que en el mundo haya prevalecido la lógica del dominio tecnocrático, que apoyado por el mencionado poder económico, ha llevado a la destrucción de la naturaleza y a la explotación de las poblaciones más débiles.

En este punto expone el exceso de antropocentrismo que genera que el hombre justifique equivocadamente todo tipo de descarte, sea humano o ambiental, que trata al otro y a la naturaleza como un simple objeto y conduce a una infinidad de formas de dominio. Menciona la explotación infantil, el abandono de ancianos, la esclavitud, la trata de personas, el comercio de pieles de animales en extinción, entre otras.

Laudate 4

La propuesta
La Encíclica plantea como nuevo paradigma de justicia a la ecología integral “que incorpore el lugar peculiar del ser humano en este mundo y las relaciones con la realidad que lo rodea”.

El Papa Francisco hace énfasis en que hay un vínculo entre los asuntos ambientales y las cuestiones sociales humanas, que no puede romperse. “No hay dos crisis separadas sino una única y compleja crisis socio-ambiental”, remarca, al mismo tiempo que recuerda el significado de bien común.

Señala que esforzarse por el bien común, a través de las opciones solidarias en las que se trabaje con preferencia por los más pobres, es el mejor modo de dejar un mundo sostenible a las próximas generaciones.

La espiritualidad ecológica
En el nuevo estilo de vida por el que apuesta el Papa Francisco, convoca de forma especial a los ambientes educativos, ante todo la escuela, la familia, los medios de comunicación y la catequesis, para ejercer una sana presión sobre quienes detentan el poder político, económico y social.

Su Santidad asemeja esta posibilidad a los cambios logrados por los consumidores cuando logran modificar el comportamiento de las empresas, forzándolas a considerar el impacto ambiental y los patrones de producción.

Señala que también desde la cotidianidad, la persona puede generar el cambio, rompiendo la lógica del aprovechamiento, del egoísmo y de la violencia.

Aunque señala al cambio climático como uno de los principales desafíos actuales  para la humanidad también menciona como aspectos de la crisis ecológica: la carencia del servicio de agua, que afecta a los sectores más pobres pese a ser un derecho radicado en su dignidad; la pérdida de la biodiversidad generada por la explotación desmedida de los recursos; la deuda ecológica que se refleja en la ética de las relaciones internacionales y en la que tienen más responsabilidad  los países más desarrollados.

“La felicidad requiere saber limitar algunas necesidades que nos atontan…. Nos necesitamos unos a otros tenemos una responsabilidad por los demás y por el mundo… vale la pena ser buenos y honestos”, concluye su mensaje.

La Encíclica no deja de mencionar a San Francisco, “ejemplo de excelencia del cuidado por lo que es débil y de una ecología integral, vivida con alegría”, pero también a San Benito, Santa Teresa de Lisieux y al beato Charles de Foucauld.

Lea la versión oficial de la Encíclica Laudato Si´

Lea los Seis mensajes que destaca la Encíclica

Artículo Labrar y cuidar el jardín del mundo (Dr. Francisco Bobadilla)

Las Frases del Papa Francisco para la reflexión

Laudato 3