Economista Guillermo Dulanto

Fenómeno El Niño: instrumentos financieros de protección

Para efectos de prevención ante el FEN 2015-2016, los subsectores que deberían priorizarse, con la finalidad de atenuar los posibles daños, son: vivienda, educación, salud, agricultura, industria, transporte y pesca.

El Fenómeno de El Niño (FEN) produce graves daños socioeconómicos en vastas zonas del país, especialmente en el norte. En un análisis ex post, realizado por la Cooperación Alemana y publicado a través de un Informe, los daños directos e indirectos por el FEN 1982-1983 ascendieron a 3283 millones de US$, y por el FEN 1997-1998 llegaron a la suma de 3500 millones de US$, considerando el tipo de cambio del año 1998.

Agricultura1

Las manifestaciones de El Niño impactan (positiva o negativamente) sobre diversos sectores, como el agrícola y ganadero.

En el primer caso representó un 7% del PBI; en el segundo, el 4,5% del PBI, entendido esto porque el PBI del país durante el segundo FEN era mayor. Los sectores que considera el análisis son tres: social, productivo y servicios. En cada sector, los subsectores más perjudicados fueron los siguientes: Vivienda, Educación, Salud, Agropecuario, Industria y Transporte.

En el caso específico de Piura, el subsector Pesca también es muy vulnerable. Como puede observarse, para efectos de prevención de cara al posible FEN 2015-2016, estos serían los subsectores que deberían priorizarse, con la finalidad de disminuir los daños que podrían ocurrir.

En el Informe mencionado se realiza, también, un análisis de los instrumentos financieros que se pueden utilizar para manejar el riesgo de desastre frente a un FEN. Entre ellos tenemos Seguros y reaseguros (transferencia del riesgo) y Crédito contingente y Fondo de reserva (retención del riesgo). En el primer caso, el que toma el Seguro transfiere el riesgo a un tercero, quién asumiría la responsabilidad y brindaría los recursos para la atención correspondiente. Los procesos que deben llevarse a cabo como parte de la estrategia financiera para acceder a ellos, implica: (1) Estimación, prevención y reducción del riesgo, (2) Preparación, respuesta y rehabilitación, y (3) Reconstrucción.

Considerando que Piura es una de las más afectadas por el FEN, y con la certeza de que es un fenómeno recurrente, es necesario que las instituciones de nuestra región (públicas y privadas) comiencen a pensar en la utilización de estos instrumentos financieros, pues estos son los que proporcionan los recursos necesarios en casos de emergencia.