Prof. Nery Sullón, directora del COAR Piura

“Hay que tomarse la carrera en serio”

Más de 100 profesores de Piura, Sullana y Paita, alumnos del Colegio de Alto Rendimiento (COAR), docentes y estudiantes de la UDEP estuvieron en el conversatorio y la velada artística.

Las celebración por el Día del Maestro, organizada por la Facultad de Ciencias de la Educación, inició con el conversatorio: ¿Qué es ser profesor hoy? Al que asistieron docentes de la región, estudiantes del  COAR, alumnos y graduados de Educación, entre otros. Una velada artística cerró la jornada.

Al dar la bienvenida a los asistentes, el decano de la Facultad de Ciencias de la Educación, Mgtr. Camilo García, mencionó al filósofo Sócrates de quien dijo: “Fue un gran maestro que nos ha dejado lecciones de vida y amor por la docencia. Una de ellas fue: siempre podemos conocernos mejor.”.

Señaló que los educadores  deben “partir de la inmensidad del significado de ser maestro, pues de a pocos lo vamos descubriendo, para construir un conocimiento que siempre es novedoso; y, además, reflexionar sobre el significado de ser maestro para darse cuenta de la trascendencia de su labor que va más allá de uno mismo”, anotó.

IMG_2860

Siguiendo el pensamiento socrático dijo que el “maestro está llamado a sacar lo mejor de cada uno y repotenciarlo al máximo. Esta es una tarea de sabios, una tarea divina. Lo importante es buscar los caminos adecuados para hacer felices a nuestros alumnos”.

Sócrates, apuntó el decano, “a pesar de que no escribió ningún libro, nos deja muchas lecciones para los maestros de hoy: la necesidad de enseñar con la verdad, de reconocer las potencialidades de nuestros alumnos, buscar los caminos adecuados para encaminarlos a la virtud y a la felicidad y la de ser humildes ante el saber… El profesor es, en cierta manera, un filósofo siempre inquieto por dar lo mejor de sí para los demás”, puntualizó.

Por su parte, la profesora Nery Sullón Barreto, directora del Colegio de Alto Rendimiento de Piura (CAR) inició su exposición agradeciendo al “maestro que ha inspirado e inspira a generaciones de estudiantes de la Universidad e Piura, el doctor Pablo Pérez”. Luego dijo que indagar sobre lo que es hoy el profesor supone reflexionar sobre las nuevas exigencias de la sociedad, de un mundo más competitivo en todos los aspectos, y la necesidad que tienen los profesores de capacitarse y formarse para hacer frente a estos nuevos requerimientos.

IMG_2890

“Hay que tomarse la carrera en serio” anotó la docente, quien dijo que para ello hace falta fomentar y reavivar la vocación y una capacitación permanente. Hizo un llamado a los maestros asistentes para que procuren ser asertivos, conscientes y estén dispuestos a asumir el liderazgo que requiere la Educación hoy, encarnando los valores que tanta falta hacen. “Debemos recordar que el mayor reto y compromiso de los profesores es con la mente y el corazón de nuestros niños y adolescentes. Debemos ‘vivenciar el valor para ser maestros que inspiren con el ejemplo”, subrayó

El profesor está más solo que nunca…
En su intervención el doctor Pablo Pérez, exdecano de la Facultad de Ciencias de la Educación de UDEP, especialista en temas de Filosofía y Psicología, mencionó tres aspectos preocupantes sobre la tarea docente y dejó claro que el rol del maestro es enseñar la verdad.  Sin embargo, sostuvo que en su tarea de educar está más solo que nunca, pues antes “también educaban la familia y la sociedad.

Sin embargo, hoy, la mayoría de las primeras no educa y la sociedad, engaña. Tenemos que enseñar nosotros solos (los maestros) y, además,  compitiendo con lo que se dice fuera. Por ello, debemos estudiar mucho más”, dijo a los más de 150 estudiantes y docentes que asistieron al conversatorio. También  alentó a los maestros a buscar la verdad y dedicarse a encontrarla pues, de otra manera: “nos quedaremos sin profesión; no tendremos qué enseñar”. Educar, recalcó, es enseñar verdades claves que le sirvan al hombre como guías para siempre.

La nota completa y más fotos aquí.

La nota artística
Poesía, teatro, canto, danza y concursos a modo de juego, fueron ocasión perfecta para reír, compartir y hacer del Día del Maestro un verdadero encuentro de gratitud, reconocimiento y esperanza. La velada terminó hacia las 8.30 de la noche al compás de un buen tondero norteño.

Entre un número musical y otro, las animadoras (profesoras de la Facultad) instaron a las participantes a ‘jugar’ a ser niños perspicaces y creativos mediante concursos preparados para la ocasión. Los docentes fueron capaces de improvisar mensajes cortos y significativos por el día del maestro en lenguas quechua, aguaruna, inglés o español; o a seguir la dinámica del cuentacuentos con temas tópicos como “el maestro enojado”.

Fue sorprendente descubrir que cuando se pidió una tiza o un registro o un rotulador de pizarra acrílica, algunos profesores o profesoras llevaban estos consigo, mostrando así, ¿qué es ser maestro? Todos los participantes fueron premiados.

Vea la nota completa y fotos aquí.