Innóvate premió a Ecosac por proyecto desarrollado con la UDEP

El Ministerio de la Producción premió el proyecto “Adaptación de uvas sin semillas para exportación en el desierto de Piura”, que impactó en más de una de las categorías consideradas.

El cultivo de uva de mesa sin semilla fue adaptado al clima de Piura.

El cultivo de uva de mesa sin semilla fue adaptado al clima de Piura.

Ecosac, empresa dedicada a la producción de uva en Piura, obtuvo el primer lugar en la categoría Diversificación, con el proyecto “Adaptación de uvas sin semillas para exportación en el desierto de Piura”. Además, el proyecto ejecutado con la Universidad de Piura -como entidad asociada- obtuvo la  distinción especial “Mérito 2015”, que reconoce la originalidad de la propuesta de Ecosac y su capacidad para alcanzar impactos en más de una categoría.

Fue elegido entre 35 seleccionados, ejecutados durante los últimos años. Con estos premios, Innóvate reconoce el éxito de los proyectos ganadores, así como el impacto logrado después de su culminación, en alguna de estas 5 categorías: Ambiente, Tecnología, Exportación, Diversificación y Comunidad.

Innóvate reconoce el éxito de los proyectos ganadores, así como el impacto logrado después de su culminación.

Innóvate reconoce el éxito de los proyectos ganadores, así como el impacto logrado después de su culminación.

Los proyectos fueron financiados por el Fondo para la Innovación, la Ciencia y la Tecnología (Fincyt) y el Fondo de investigación y desarrollo para la Competitividad (Fidecom), que lidera Produce.

Sobre el estudio
La investigación desarrollada fue “Estudio comparativo sobre la adaptación de tres variedades de uva de mesa sin semilla a las condiciones ecológicas de la Región Piura y Determinación del Ciclo de Producción adecuado basado en las condiciones del Mercado Internacional”, proyecto que Produce denomina ahora: “Adaptación de uvas sin semilla para exportación en el desierto de Piura”. Se realizó entre el 2008 y el 2010.

El ingeniero Juan Carlos Arbulú, quien participó en el estudio junto al doctor Alejandro Balarezo, coordinador general del proyecto (ambos de la UDEP), explica que su ejecución ha traído múltiples beneficios, entre ellos: que ahora se cuente con protocolos de cultivo, adaptación, cosecha y rendimiento, de las variedades de uva de mesa sin semilla; además, se logró la adaptación de este cultivo en Piura. Asimismo, el cultivo de uva de mesa sin semilla permite utilizar menos unidades de Nitrógeno, Fósforo y Potasio, lo que mejora el cuidado del medio ambiente.

Dr. Alejandro Balarezo y el Ing. Juan Carlos Arublú, durante la ejecución del proyecto.

Dr. Alejandro Balarezo y el Ing. Juan Carlos Arublú, durante la ejecución del proyecto.

En el aspecto social, “se ha generado más empleo por hectárea y mayor porcentaje de mano de obra femenina. Económicamente, la relación Beneficio/Costo se ha incrementado de 1,25 a 1,91; es decir, producir la uva sin semilla es más rentable que cultivar la uva de mesa con semilla”, subraya Arbulú.

Explica también que este tipo de uva se cultivaba en Ica y otras regiones del Perú, “pero no se había probado con el rigor técnico requerido en un clima como el de Piura. Además, la experiencia  ha servido como referencia para que otras empresas se animen a sembrar variedades sin semilla en la Región Piura  (en Chulucanas, Sullana, etc.) y también en la región Lambayeque”.

Otros beneficios
El docente e investigador señaló que la ejecución del proyecto trajo también otros beneficios. Por ejemplo, indica, de las 10 hectáreas que aproximadamente cubría el proyecto, al lograrse la adaptación y que el producto salga al mercado internacional durante la ventana comercial (se cosecha desde octubre, cuando el precio está más alto) ahora se cuenta con 270 hectáreas de variedades sin semilla. Esto permite un mayor beneficio económico. Además, comenta, la empresa planea aumentar significativamente dicho número, según entrevista realizada por Produce al Gerente General de la empresa.

premio-innovacion-uva

Por otra parte, “hay más trabajo para los pobladores de la zona y de otras cercanas; y más empresas se han animado a invertir en uva de mesa sin semilla. Este efecto está ayudando a convertir a Piura en la región del Perú que más uva exporta”, señala Arbulú.

Asimismo, recalca que el Estado recibe más impuestos con las ventas de uva sin semilla y las instituciones como INNÓVATE PERÚ pueden, gracias a ello, “seguir apoyando económicamente más iniciativas de proyectos, lo que genera un círculo virtuoso”, anota. En cuanto a la UDEP, agrega, “el premio significa un logro importante y un incentivo al esfuerzo que lleva a cabo la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales para desarrollar relaciones Universidad-Empresa  de apoyo, investigación y capacitación en beneficio de la sociedad”.

Proyecto Uva (4)