Dr. Enrique Banús

“La cultura universitaria debe ofrecer resistencia frente a lo falso”

Más de 150 titulados recibieron su insignia académica en Campus Lima. Enrique Banús, coordinador del Centro Cultural, dirigió la Lección inaugural “El aporte de la universidad a la cultura”.

Este año, la tradicional Lección inaugural de la ceremonia de Apertura oficial del Año Académico de la Universidad de Piura estuvo a cargo de Enrique Banús, doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de Aquisgrán (Alemania) y coordinador del Centro Cultural de la UDEP.

De los numerosos y diversos significados del término ‘cultura’, Enrique Banús desarrolló tres, que la relacionan con el conocimiento, el arte y estilo de vida. El primero, indica que la cultura es conocimiento (cultura general) y es necesaria porque ayuda a las personas a “saber leer el mundo y los rostros de la gente que nos rodea… No se trata de saber cuántos obeliscos hay en una ciudad sino, el valor que estos aportan a la humanidad. La cultura como sinónimo de belleza exige reposo. La universidad debe ser un lugar de reposo que enseñe a leer el mundo”.

El segundo sentido de la cultura tiene que ver con el saber apreciar el arte: “La universidad debe enseñar a sus alumnos a ‘abrirse a otros mundos’, desarrollar su complejidad como ser humano y a saber a apreciar la maestría, la obra bien hecha; y a desarrollar el sentido crítico, anotó Banús”.

Al desarrollar el sentido de la cultura como estilo de vida, Banús dijo que la llamada ‘cultura universitaria’ debe ofrecer resistencia frente a lo falso. “Hoy la universidad debe mostrarse firme ante la presión de ser vista como una empresa que tiene que ser rentable, si no desaparece. La universidad debe ser consciente de  cuáles son sus objetivos”.

17060077659_948c5d4914_k

Desde su experiencia en diversos cargos académicos relacionados con las áreas humanísticas, de cultura y de estudios europeos, el doctor Enrique Banús afirmó: “la universidad enseña a buscarse la vida”, pues la investigación que promueve no solo enseña una profesión, sino a ganarse la vida de forma científica y académica. “Si subrayar separatas es la actividad universitaria, estamos matando a la universidad”, sostuvo.

Al finalizar, felicitó a los nuevos titulados y les deseó: “grandeza, que no es sinónimo de soberbia; sabiduría que no significa erudición; magnanimidad, que no es insensatez; y sentido del humor”.

Rector de la UDEP: saber, valorar y amar lo que se hace
En su discurso, el doctor Sergio Balarezo, rector de la UDEP, enfatizó que la misión de esta institución, que inició hace 46 años, conserva su vigor y vigencia. “La Universidad asumió desde sus orígenes la búsqueda de la verdad y la formación integral de estudiantes y profesores fundamentadas en una visión cristiana del hombre y de la sociedad. Todo ello, con un claro objetivo que es lógica consecuencia de lo anterior: el servicio”, señaló.

Resaltó que la búsqueda de la verdad no suele ser fácil, fundamentalmente porque exige ir contracorriente, romper esquemas, derribar modas. “La búsqueda de la verdad no se queda en el ámbito científico. Se amplía hacia la persona en toda su integridad. Por eso, la capacidad de formar a otros depende de la mejora de tres dimensiones: La primera, ‘Saber hacer’ para servir y formar a otros. La segunda ‘Valorar lo que se hace’; es decir, ver las cosas en su justa perspectiva y valorar, adecuadamente y con objetividad, las relaciones interpersonales. La tercera, ‘Amar lo que se hace’, definitivamente, la dimensión más importante para la capacidad de servir. Hay que querer servir y amar mientras servimos”, explicó.