“Lima está de fiesta…”, celebra 480 años

La Ciudad de los Reyes celebró el 18 de enero 480 años de fundación y, aunque sigue siendo de gran importancia para el Perú, aún tiene retos que vencer.

El domingo, 18 de enero, se cumplirán 480 años de la fundación de la  Ciudad de los Reyes. El decano de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Piura, Dr. Víctor Velezmoro Montes, explica algunos detalles sobre esta importante ciudad.

Víctor Velezmoro2

El doctor Velezmoro indica  que  la denominación de ‘Ciudad de los Reyes’, que se le da a la capital del Perú, no es un título adquirido para Lima sino que “correspondió en realidad al nombre de la ciudad fundada en el Valle de Limac, lugar afamado por el oráculo prehispánico existente entonces, por el Gobernador Marqués Francisco Pizarro el 18 de enero de 1535”.

Sostiene que aunque se suele pensar que el nombre alude a los reyes de España (la Reina Juana de Castilla y el Emperador Carlos), no es así: “ por el contrario, el nombre hace referencia a los tres Reyes Magos (simbolizados en las tres estrellas que porta su escudo), ya que, según las informaciones, fue en la fiesta de los Reyes Magos cuando los expedicionarios llegaron al valle del Limac y, como era costumbre en esa época, esta era la fiesta más próxima al día 18, lo que permitió su advocación y patronazgo”.

Retos e importancia de Lima
El Decano, investigador y docente universitario destaca también que la importancia de Lima para la historia y la vida del Perú radica en su capitalidad. “El ser creada en tiempos virreinales, como sede del Virrey, le significó un lugar privilegiado para el desarrollo de la historia política, económica, religiosa y cultural de esta parte del continente. Hacia y desde Lima llegaban y partían una de las rutas comerciales más importantes del imperio hispánico. Era una ciudad de vecinos enriquecidos, por las tierras, las minas y el comercio. Además, fue centro irradiador de cultura, puesto que – como sede del Virrey – recibía las novedades artísticas y culturales que luego viajaban al interior”, anota Velezmoro.

lima2

Explica, también, que con la Independencia “Lima pierde su impronta continental pero logró imponerse sobre otros espacios geoeconómicos de nuestro naciente país. Aquí tuvo mucho que ver su mejor infraestructura, su conectividad y el peso de su pasado como sede de corte virreinal. Esto permitió que concentrara los tres poderes (legislativo, ejecutivo y judicial), además de las principales casas comerciales intercontinentales y las incipientes industrias que se desarrollarían en los próximos siglos”.

Velezmoro señala que aunque para muchos peruanos, no limeños, esta ciudad sigue siendo sinónimo de desarrollo este se conecta a dos problemas: la migración interna y el centralismo, los que constituyen los retos de Lima y del país en su conjunto.