Dr. Ernesto Blume Fortini

“Los sistemas que protegen los derechos humanos no distinguen credos políticos”

Integrante del Tribunal Constitucional reta a los jóvenes a defender el Derecho Internacional, durante las Cuartas Jornadas de Derechos Humanos realizadas en Piura.

20052015-_MG_6985

Las Cuartas Jornadas de Derechos Humanos, organizadas por la Facultad de Derecho, cerraron con un reto del doctor Ernesto Blume Fortini a los asistentes, especialmente a los jóvenes estudiantes de Derecho: que defiendan la permanencia del Perú en el Sistema Internacional de Derechos Humanos, ante quienes insisten en que se aparte para no someterse a sus fallos.

“Los jóvenes tiene que organizarse para tener una representación en la sociedad civil, que les permita salir al frente cuando alguien osa cuestionar el Sistema Interamericano y pretender que el Perú se aparte”, dijo.

Señaló que los jóvenes han demostrado en los últimos años que tienen una capacidad de reacción extraordinaria. “Ser joven hoy en el Perú, en el s. XXI, es un privilegio. Cuando yo era joven, vivía bajo la sombra de una dictadura. Ustedes tienen el privilegio de gozar de una democracia”, refirió.

En la exposición “El Derecho Internacional de los Derechos Humanos en la jurisprudencia del Tribunal Constitucional Peruano”, Ernesto Blume dijo estar apenado por las declaraciones de un juez de la Corte Suprema, respecto a que el Perú debe apartarse del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, más aún cuando han sido asumidas por un sector de la política y del periodismo.

“¿No conocen lo que ha costado al Perú llegar a un sistema de protección de esta naturaleza? Hay que entender que estos sistemas no distinguen credos políticos, ven a la persona como una individualidad que debe ser respetada y tiene derechos, no importa si es terrorista o no. Si esa persona fue violentada en sus derechos, esa persona debe ser reparada en esa afectación”, expresó ante los asistentes.

Jornadas de Derecho

“Nadie sale en defensa del Sistema Interamericano, lo que revela que hay una falta de conciencia (…) Todo lo que le ha costado al Perú llegar a ese sistema y no valoramos ese avance”, agregó.

Recordó que la Constitución Política del Perú reconoce expresamente que agotada la jurisdicción interna, “quien se considere lesionado en los derechos que la constitución reconoce, puede recurrir a los tribunales u organismos internacionales, constituidos mediante convenios, de los que el Perú es parte”.

“Esta situación de compromiso internacional con un sistema de protección de los derechos humanos, obliga a una relación de jerarquía. Agotada la jurisdicción interna, el justiciable puede llegar a una jurisdicción supranacional y la CIDH es el ente que puede revocar, modificar, una decisión de la justicia constitucional peruana en el caso específico de los derechos humanos”, remarcó el magistrado Blume.

Adecuación
En la ponencia “Los mecanismos de relación entre ordenamientos”, a cargo de la Dra. María Roca, la especialista habló de un factor que diferencia las resoluciones de las cortes de San José (América Latina) y Estrasburgo (Unión Europea), lo que se llama el ‘Margen de apreciación nacional de los estados’, que se aplica en Europa.

“Este concepto quiere decir que cuando una resolución dada por el tribunal supranacional de derechos humanos genera controversia en la población del país donde se debe acatar la resolución, el mismo estado adecuará la resolución según las circunstancias internas. Es decir, la Corte permite cierto margen de holgura para la ejecución de dicha resolución en aras de mantener la tranquilidad nacional”.

Las Jornadas se realizaron el 19 y 20 de mayo. Participaron magistrados, abogados, autoridades, profesores, egresados y alumnos de Derecho.

20052015-_MG_6961