Gabriel Natividad

The New York Times publica artículo sobre investigación de profesor de Economía de la UDEP

El artículo describe la investigación de Gabriel Natividad (UDEP) y Mark Garmaise (UCLA) sobre el impacto de las evaluaciones crediticias en clientes de banca de consumo en el Perú.

A Wake-Up Call Without the Trauma” es el artículo publicado en The New York Times a partir de la investigación sobre el impacto de las evaluaciones crediticias en clientes de banca de consumo en el Perú, realizada por el doctor Gabriel Natividad, profesor del Departamento de Economía de la UDEP, Campus Lima, en conjunto con Mark Garmaise, profesor de Finanzas de la University of California, Los Angeles (UCLA).

Gabriel Natividad

“En líneas generales, mi trabajo de investigación con Mark Garmaise intenta centrarse en la realidad de empresas financieras así como en los clientes de esas organizaciones, sean corporativos, empresas grandes, medianas o pequeñas. En el caso específico de este paper, son los clientes de créditos personales; es decir, personas como cualquier alumno o profesor de la universidad que requiere un crédito de consumo”, explica el doctor Gabriel Natividad.

El trabajo investiga el poder e impacto de las clasificaciones crediticias en los clientes de entidades financieras. Se centra en cómo cambios exógenos repercuten en los clientes individuales de las instituciones financieras peruanas. “En una situación análoga, cuando un alumno llega a un aula, no solo va a sacar una nota por el curso que está llevando sino también ya viene con una calificación de los anteriores. Eso puede informar al profesor sobre su calidad académica y de alumno como tal, pero también puede tener repercusiones. Por ejemplo, si cuenta con beca y no alcanza las notas suficientes, puede perderla. En nuestra vida diaria, existe una serie de implicancias que llamamos evaluaciones. En nuestra vida financiera sucede lo mismo: un cliente individual también tiene evaluaciones; es decir, una clasificación crediticia, que puede tener impactos variados en el futuro financiero de esa persona”.

Es importante destacar que el ámbito empírico del trabajo es el Perú, donde se analizó una muestra de entre tres y cuatro millones de clientes de consumo de entidades financieras del Perú supervisadas por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP entre los años 2000 y 2011. En la investigación se utilizó como factor exógeno los movimientos del tipo de cambio dólar/sol, que es una situación macroeconómica recurrente en nuestro país. “Cuando hay fluctuaciones en el tipo de cambio dólar/sol, algunos clientes quedan un poco desbalanceados por el peso que tiene un banco específico en todo su portafolio. Por ejemplo, un cliente tiene una clasificación crediticia en el banco “A” pero puede tener otra en el banco “B”. Hemos investigado que, debido a tipos de cambio, la clasificación negativa otorgada por un banco puede imponerse a la clasificación positiva otorgada por otro por un evento exógeno como las fluctuaciones del tipo de cambio”.

Sobre el comportamiento financiero, la investigación señala también cómo estos shocks hacen que las personas reaccionen positivamente aunque los efectos finales no sean del todo buenos.  Además, explica el doctor Natividad, un cliente que no ha pasado por un shock sí puede aprender en la medida de qué tan dispuesto está a aprender. “Hay clientes que son más agudos, que se dan cuenta que el shock exógeno no estaba relacionado con su comportamiento. Entonces, una forma de aprendizaje es no exponerse a ese shock; en este caso, no exponerse a fluctuaciones del tipo de cambio que generen desbalances en las participaciones de los bancos en sus portafolios de deudas”.

Finalmente, sobre la educación financiera de los clientes de banca de consumo, el doctor Natividad expresó su preocupación por el bajo nivel de información sobre los productos o servicios que adquieren. “Mi recomendación general es que se ilustren más. Esto no solo se refiere al Perú sino también a Estados Unidos. Existe muy poco conocimiento financiero por parte de los individuos y familias; en muchos casos, los clientes de consumo no saben lo que están adquiriendo; las tasas de interés pueden ser muy altas y las condiciones muy duras. Los clientes deben ser relativamente sagaces para aprenderlo por su cuenta, tomar cursos para instruirse o pedir consejo, que también es un acto de humildad”.

Para acceder al paper, haga clic aquí.