Dr. Luis Castillo Córdova

“La acreditación nos ayuda a seguir logrando nuestra misión: formar abogados íntegros”

El decano de Derecho destacó los beneficios que el proceso de acreditación ha generado. La formalización de actuaciones facilitará realizar una evaluación y la mejora constante en la calidad del servicio que prestan, dijo.

26680479530_50dd980d8f_k

La Facultad de Derecho culmina el proceso de acreditación con la visita al campus universitario de los evaluadores externos los días 14, 15 y 16 de junio. Estos evaluadores se encargarán de verificar que lo descrito en el informe de autoevaluación presentado se condice con la realidad.

El decano, doctor Luis Castillo Córdova, consideró que el exigido proceso de acreditación ha permitido formalizar y ordenar varios de los procesos internos que tienen lugar en distintos ámbitos de la vida universitaria de la Facultad desde hace 25 años. El beneficio es que esta mayor ordenación ayudará a seguir consiguiendo el ideal con el que nació la Facultad de Derecho: formar abogados íntegros, “con contenido moral y humanístico y, a la vez, juristas con alto nivel profesional”.

En este proceso de acreditación han participado de modo efectivo los docentes, alumnos, exalumnos de la Facultad, y un comité consultivo integrado por representantes de los diversos grupos jurídicos de interés. Agregó que “todos quienes conformamos la Facultad estamos confiados en conseguir la acreditación estatal, se trata de una confianza que se sostiene en un trabajo serio y bien hecho desde que la Facultad inició sus actividades hace 25 años”.

El proceso, sin embargo, no terminará con el reconocimiento estatal de cumplimiento de los estándares legalmente exigidos, sino que permanecerá en el tiempo, “se trata de un fenómeno que debe acompañar a la Facultad a lo largo de su vida institucional porque de lo que se trata es de mejorar lo que hacemos a través de la revisión periódica y cada vez más profesional del servicio formativo que brinda”, enfatizó.

Algunos puntos
El doctor Castillo mencionó que la acreditación ha permitido formalizar una serie de exigencias, que en su gran mayoría se cumplían desde hace muchos años, algunas desde siempre.

De los varios ejemplos que pueden ser dados, uno es que desde que existe la Facultad ha existido una preocupación por acercar al alumno con el ámbito práctico y con el campo laboral, se ponía en contacto a los estudiantes con las entidades públicas y privadas de interés y se cumplía este objetivo; sin embargo, no existía un registro de prácticas sustentado en informes de los responsables de las dependencias en las que se desempeñan los jóvenes. Este registro permite “no solamente ordenar las distintas relaciones en el ámbito de la práctica jurídica, sino también ha facilitado conocer el desempeño de nuestros alumnos en sus áreas prácticas, para así darnos noticia de aquello en lo que podemos mejorar”, añadió.

Una situación similar ocurre respecto de las coordinaciones entre los profesores para atender asuntos relacionados con el distado de las asignaturas, o con el servicio de asesoramiento académico que brinda la Facultad a los alumnos a través de sus profesores.

Relación abierta que no debe perderse
Finalmente, el doctor Castillo destacó que hay que saber gestionar los beneficios de la acreditación: “hay que cuidar que la razonable formalidad que la acreditación ha deparado para varias actuaciones institucionales, no vaya a resentir el grado de confianza y el saludable nivel de espontaneidad que ha identificado las relaciones abiertas entre los distintos actores de las también distintas relaciones universitarias”.

“Particularmente hay que cuidar que se sigan verificando los acercamientos llanos y confiados entre alumnos y egresados con los profesores, entre estos y el personal administrativo con las autoridades de la institución. Esa relación abierta, “es el pegamento que mantiene unidos a todos los estamentos de la institución y que permite hablar de una unidad necesaria para lograr los fines institucionales, que la acreditación nos ha permitido formalizar como una ayuda para su constante realización”, remarcó.