La salud mental y el bienestar de las personas

"Si mantenemos una buena salud mental podremos aportar no solo a nuestra vida y felicidad, sino a la de los demás y sentiremos que somos capaces de todo".

Salud mental

Cuando se menciona el término salud mental, muchos piensan que alude a “estar enfermos  mentalmente”; sin embargo, el concepto va más allá del gran prejuicio que lo define erróneamente. La salud mental se relaciona con la vida cotidiana de todos nosotros, con el modo de generar las relaciones con nuestro entorno y la manera cómo estas nos impactan: en la familia, el colegio, la universidad, en el trabajo, con nuestros pares, en el barrio, en la comunidad.

La OMS refiere que la salud mental es un estado de bienestar en el que la persona es consciente de sus propias capacidades; es decir, puede afrontar las tensiones normales de la vida, trabajar productivamente y aportar a su comunidad. En este sentido positivo, es la base del bienestar individual y del funcionamiento eficaz de la comunidad.

Si mantenemos una buena salud mental podremos aportar no solo a nuestra vida y felicidad, sino a la de los demás y sentiremos que somos capaces de todo. En caso contrario, se verá afectada nuestra salud física, pues esta va de la mano con la salud mental, que es componente integral y esencial de la salud.

Así como los trastornos en el cuerpo exigen una respuesta por parte del aparato psíquico, del mismo modo los problemas y trastornos emocionales (como la depresión y la ansiedad, por ejemplo) son factores que inciden en el cuerpo y la salud física. Además, pueden influir en el curso de enfermedades orgánicas; entonces, la salud física incide en la salud mental y viceversa.

Dada la importancia de la salud mental y su impacto en el bienestar de las personas,  la promoción, protección y el restablecimiento de la salud mental deben ser preocupaciones vitales de las comunidades y de los gobiernos en las sociedades de todo el mundo.

La mejor manera de asegurar que las personas puedan adoptar y mantener modos de vida saludables es la adopción de acciones y políticas que aumenten las posibilidades de atención para que cada vez un mayor número de personas tengan una mejor salud mental. Es esencial también la participación de los sectores relacionados a la educación, trabajo, justicia, transporte, medio ambiente, vivienda y/o la asistencia social. (Artículo publicado en el diario El Tiempo el 11/07/2016).