Promociones de Ingeniería del 85 al 87 tuvieron un reencuentro inolvidable

Abrazos, recuerdos, anécdotas y emotivas expresiones de amistad fueron el común denominador en el reencuentro de las promociones 1985-1986 y 1987 de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Piura

r-ing-4

El reencuentro incluyó actividades en Campus Piura, que evocaron recuerdos y momentos compartidos por la promoción. Inició con las palabras del rector de la UDEP, Dr. Sergio Balarezo, quien dijo a los exalumnos que no les daba la bienvenida, porque ellos nunca se habían ido de la Universidad.

El Ing. William Ipanaqué, vicedecano de la Facultad de Ingeniería, saludó a sus colegas, en representación del Decano, mostrando los avances de la Facultad en docencia, acreditación y desarrollo de proyectos.

Posteriormente, la Dra. María Pía Chirinos, directora de la oficina de Relaciones Institucionales de la UDEP, comentó a los ingenieros los alcances de los proyectos emblemáticos que viene realizando la Universidad, camino a sus Bodas de Oro institucionales; los alumni se mostraron con disposición para colaborar con la realización de los mismos.

La clase del recuerdo fue especialmente emotiva. En el momento del ingreso del profesor Max Maeda, los egresados lo recibieron de pie y dando cálidos aplausos, signo de respeto y especial cariño. El profesor Maeda, compartió anécdotas de clase y recordó a los egresados las prácticas diarias, los cursos con grandes maestros como Ramón Mugica y Rafael Estartús (fallecidos), entre otros momentos especiales.

Otro momento especial fue cuando el Ing. Maeda leyó el mensaje enviado desde España por el Dr. Miguel Samper, uno de los profesores pioneros de la Universidad de Piura, quién felicitó a los egresados, y  recordó con gratitud su época de trabajo en la Facultad de Ingeniería de la UDEP.

El profesor Eugenio Alvardo, quién también celebra 30 años de egresado, puso un toque de humor y alegría con sus comentarios acerca de la Facultad de Ingeniería: “investigaciones científicas, recientemente han demostrado que el corazón no es rojo sino guinda” y “el nuevo edificio de la UDEP se llama E, no por Empresas sino por Engineering”.

Los egresados César Angulo y Gustavo Ramírez también recordaron anécdotas de las épocas de estudiantes, conocidas por los presentes. Al culminar la clase del recuerdo, los todos gritaron a viva voz: “¡Guinda por siempre! ¡Ra, rra, rra!”. La confraternidad y el júbilo por volver a su Alma Máter y por estar nuevamente reunidos, eran evidentes.

Los integrantes de las promociones del 85, 86 y 87 recorrieron el campus y conocieron los ambientes recientemente construidos en los últimos años, como el Taller de Arquitectura, el Edificio E y el de la Facultad de Derecho. El Edificio E causó gran impresión entre los alumni, por su imponente infraestructura, eficiente distribución de los espacios y su diseño moderno.

r-ing-5

La foto del recuerdo congregó a todos los egresados. Muchos llegaron del extranjero (Ecuador, Gran Bretaña, etc.) y de distintas ciudades del Perú como Lima, Trujillo, Chiclayo, etc.

Inmediatamente después de la foto del recuerdo, la promoción asistió a la Misa en la Capilla Universitaria, en la que también participaron sus cónyuges. Las actividades culminaron con un almuerzo de camaradería, en casa de uno de los exalumnos. Ahí continuaron los recuerdos, las anécdotas, el intercambio de experiencias y las demostraciones de amistad y alegría.