Con Misa en la Ermita se celebrará la Fiesta del beato Álvaro del Portillo

El viernes 12 de mayo, en la Ermita de la Sagrada familia que preside el campus de la UDEP en Piura, se celebrará la Misa de fiesta en honor al beato Del Portillo.

Don Álvaro (7) - copia
La comunidad universitaria y el público en general están invitados a esta celebración eucarística por la Fiesta del beato Álvaro del Portillo, quien fuera Gran Canciller de la Universidad de Piura y Prelado del Opus Dei. Esta tendrá lugar el 12 de mayo, a las 7 de la noche.

En Campus Piura, la Ermita, que alberga las imágenes de la Sagrada Familia, donadas por el beato, acogerá a todas las personas que deseen asistir a esta celebración. En Lima, la oficina del Opus Dei ha anunciado que la celebración será en la Parroquia San Josemaría, ubicada en el distrito de San Borja, Lima; a las 7:30 de la noche.

Como se recuerda, el 27 de setiembre del 2014 el segundo Gran Canciller de la Universidad fue beatificado en Madrid. En aquella ocasión, Mons. Javier Echevarría, entonces Gran Canciller de la UDEP, señaló: “una beatificación no se puede reducir a la celebración de una persona, sino que es, sobre todo, una ocasión de alabar a Dios, de darle gloria y de agradecer sus dones: concretamente, el de sus beatos y sus santos…

El venerable Álvaro del Portillo fue un hombre, un sacerdote, un obispo lleno de alegría al que el Señor concedió muchos talentos humanos. Su beatificación pone ante nuestros ojos —y aquí está la clave de este acto de la Iglesia— el hecho de que la santidad es accesible a todos los bautizados, si responden con generosidad a la gracia de Dios”. Más sobre el beato Álvaro del Portillo aquí. 

Oración a la virgen de Fátima
Con motivo de la festividad del beato Álvaro del Portillo, el Opus Dei ha difundido la oración que dirigió Don Álvaro en 1989 a la Virgen, en el santuario de Fátima: (…) “Virgen Inmaculada, Madre del Amor hermoso: ya ves que el mundo se escapa de Jesús, que la familia cristiana se está disgregando, que se infieren tantas ofensas al Señor por parte de esta civilización nuestra.

Ten piedad de las almas que el pecado ha hecho egoístas, y yacen incapaces de levantar el corazón para decirte ‘Madre nuestra’ (…)”. Oración completa aquí.