RAFAEL ZAVALA

Felicidad en el trabajo

Columna de Opinión escrita por Rafael Zavala, docente del Programa de Especialización en Gestión del Talento Humano. Publicada en el Diario El Peruano, el 03 de junio del 2017.

29904766853_895247cd08_k

Pasamos más de la mitad de nuestra vida trabajando; valdría la pena preguntarse cómo ser feliz en nuestro trabajo porque, además, la felicidad en el trabajo influye en la felicidad fuera de él. Podemos comenzar con aceptar la realidad y a los demás, tal como son. Conocernos y aceptarnos a nosotros y a nuestros equipos, con sus fortalezas y debilidades. Tener expectativas realistas y adecuadas sobre el trabajo y los que nos rodean. Aceptarlos tal como son y, a partir de ahí, modificar aquello que se puede mejorar. No hacerlo será una fuente segura de decepción y desmotivación. La felicidad laboral está en valorar lo que tenemos. La felicidad laboral está en valorar lo que tenemos. Lo que no significa que seamos mediocres, para nada: siempre debemos tener ánimo para mejorar. Lo único que vale la pena hacer es lo que hacer por otros. Quizá el mejor trabajo no es aquel en el que la empresa sea la mejor pagadora, o la más grande o la que más facture, sino aquella en la que las personas tengan la sensación de estar donde quieren estar. Piénsalo bien, analiza, para qué eres bueno, qué te encanta hacer y qué puedes hacer para que los demás disfruten y mejoren, para luego identificar en qué momento se entrecruzan todos. Las empresas pueden seguir las siguientes recomendaciones para ayudar a sus trabajadores a ser más felices en el trabajo:

1. Conoce a tus colaboradores. Para entablar una relación más cercana con tu personal, realiza una entrevista para conocer sus gustos, cómo interactúan con sus familias, sus intereses profesionales o hobbies.

2. Motívalos. Con información sobre los intereses de tus colaboradores será más fácil identificar qué incentivos puedes aplicar para mantenerlos motivados.

3. Desarrolla la empatía. Conocer a tu equipo de trabajo te permitirá entablar lazos de empatía y afecto, lo cual contribuirá a tener una relación más cálida y cercana que matizará las responsabilidades y tareas compartidas en el día a día.

4. Espera resultados positivos. Con colaboradores motivados y en un entorno de confianza y transparencia, es más sencillo establecer límites en el equipo de trabajo y comunicar qué se espera en el desempeño de sus responsabilidades.