Arzobispo José Antonio Eguren

“La oración puede darnos la gracia de tener al Papa en Piura”

“San Josemaría tenía tanta devoción y adhesión filial al sucesor de San Pedro, que estoy seguro de que acogerá estas oraciones e intercederá por ellas”, dijo el Arzobispo de Piura y Tumbes.

Fiesta de san Josemaría (7)

Hoy, el mundo católico celebró la festividad de San Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei y fundador y primer Gran Canciller de la Universidad de Piura. Con este motivo, esta casa de estudios celebró dos misas, una en Campus Piura y otra en Campus Lima; y, en este marco, el Coro Universitario y el Grupo Orquestal ofrecieron sus interpretaciones en honor al Santo.

En Campus Piura, la concelebración en la Ermita de la Sagrada Familia, la presidió el arzobispo de la arquidiócesis de Piura y Tumbes, Mons. José Antonio Eguren. En su homilía, destacó “la alegría de esta hermosa festividad”, manifestando a todos los que conforman la familia de la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei de Piura, así como a toda la comunidad educativa de esta casa de estudios, su profunda gratitud “por el trabajo que realizan en mi Arquidiócesis así como el testimonio de mis oraciones por vuestra santidad y fecundidad apostólica”.

Refirió que gracias al impulso de San Josemaría, hace 48 años nació la Universidad de Piura, que desde aquel lejano 7 de abril de 1969 viene difundiendo ardorosamente la fe católica formando personas caracterizadas por su calidad humana y cristiana, además de su competencia profesional de primer nivel. “Con San Josemaría, me permito alentarlos a una mayor santificación del trabajo, trabajad y trabajad bien, con seriedad humana y sobrenatural”, dijo, citando al santo. Al recordar que solo faltan dos años para las Bodas de oro de la UDEP, expresó que la permanencia en el tiempo es la mejor prueba de que esta es una obra de Dios.

El Arzobispo recordó también que San Juan Pablo II solía llamar a San Josemaría, el Santo de lo Ordinario. “Esta noche quiero hacerme eco de las palabras de este Santo Pontífice quien con ocasión de la canonización nos dijo a todos, especialmente a los miembros del Opus Dei: «Siguiendo sus huellas, difundid en la sociedad, sin distinción de raza, clase, cultura o edad, la conciencia de que todos estamos llamados a la santidad». Pidió, asimismo, a San Josemaría, que imprima en todos ese inextinguible deseo de la santidad.

Ante la anunciada venida del Papa Francisco al Perú, instó a los fieles a que, apoyados en la intercesión de San Josemaría, “recemos mucho al Señor por este viaje apostólico y por sus frutos de santidad y apostolado. Él le tenía tanta devoción y adhesión filial al Sucesor de San Pedro que estoy seguro de que acogerá estas oraciones e intercederá por ellas y, por qué no, en una de esas nos alcanzará la gracia de que se haga realidad el anhelo de todos los piuranos, de tener al Papa aunque sea un momento entre nosotros”.

Asimsimo, ante la proximidad del bicentenario de la Independencia del Perú, alentó a los piuranos a “no dejarse robar el bicentenario”. Dijo que vendrán algunos que quieran dar ciertas interpretaciones en las que la Iglesia no aparece o aparece como leyenda negra.

El Perú ni América Latina se entienden sin el anuncio del Evangelio, señaló. Por ello, alentó a la UDEP a que, con motivo de sus Bodas de oro, y en coordinación con el Arzobispado, “podamos organizar un Congreso de historia, para poder hacer una aproximación objetiva, de lo que ha sido la historia del Perú, el proceso de formación de lo que hoy es la nación peruana, dando una información real del rol que ha cumplido la iglesia, y que la misma Constitución reconoce: un rol preponderante en la formación de nuestra identidad, cultura e idiosincrasia”.

En la capilla de Campus Lima
En Campus Lima, en presencia de profesores, personal administrativo, alumnos y familiares, el  padre José Alarcón recordó el mensaje del fundador del Opus Dei acerca de la santificación del trabajo, señalando que este, mientras sea digno y noble, puede convertirse en una obra divina. Para ello, dijo, no hay que hacer cosas raras, “Cristo nos pide santificarnos en lo nuestro de cada día».

El celebrante también leyó un texto que se recita en honor del santo: «Tú nos mostraste el sendero de lo ordinario, para imitar el ejemplo de Cristo, transmitiéndonos, obediente a la Luz, aquella luz que claramente viste». Y, exhortó, finalmente, a que pidamos la santidad a María: «San Josemaría se la pedía a nuestra Madre, aunque fuera a palos. Pidamos también los palos, agradezcámoslos, y correspondamos».

Concierto de la Big Band
Luego de la Santa Misa en al Ermita, el Grupo orquestal de la Universidad de Piura, Big Band UDEP, ofreció un concierto con un variado repertorio de música latinoamericana, jazz y boleros. El espectáculo fue presenciado por numerosa concurrencia.