“Los arquitectos necesitamos una base que estructure nuestra creación”

El arquitecto Javier Artadi, profesor de diseño arquitectónico de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas, compartió sus experiencias profesionales y brindó algunos consejos a los futuros arquitectos.

DZ8A9735-1 (Large)

El reconocido arquitecto Javier Artadi aconsejó a los alumnos aprovechar al máximo su paso por la universidad. “Me hubiera gustado saber, en mis tiempos de estudiante de arquitectura, que todo lo que estaba aprendiendo me serviría para tener una estructura de ideas que, más adelante, me permitiría formar una base para la creación”, expresó.

Explicó que en un mundo tan flexible como el de la arquitectura, los profesionales necesitan de una base para organizar sus ideas. “No solo se trata de espasmos de talento, sino de que haya algo estructurado. Si un alumno entiende cómo se organiza el cerebro para ser arquitecto, para ser libre, para crear; entonces asimilará mejor esa base”, indicó.

Artadi recordó que por ser la arquitectura una profesión dentro del mundo de diseño, forma parte también del mundo de la cultura; y como tal, la lectura juega un papel indispensable en la formación de futuros arquitectos. “En el escenario actual, donde hay mucha información a la mano, la lectura es clave. Un arquitecto que lee adquiere una base cultural de ideas, que se convierten en un distintivo frente a otros profesionales del sector”, señaló.

La alameda Chabuca Granda

Javier Artadi comentó sobre una de sus principales obras en Lima: la Alameda Chabuca Granda, que constituyó parte del plan para recuperar el Centro Histórico de Lima, que buscaba completar la ciudad con momentos históricos distintos. El reto fue convertir una antigua plataforma en el primer espacio público en la ciudad, con la oportunidad de darle cara al río Rímac.

Chabuca Granda 1

Alameda Chabuca Granda

“Lo que más me gusta de este proyecto es la combinación del deseo de lograr más con menos. Simultáneamente, la arquitectura está destinada al ser humano. Este ensamble entre lo reductivo y lo humano, que en principio podría ser una cuestión que no camina, representa una tesis de arquitectura abstracta con éxito social y humano”, refirió.

El arquitecto aprovechó la ocasión para explicar lo que denomina “usos no previstos”. A través de este término, trata de explicar la utilidad que, socialmente, se le da a una pieza arquitectónica, pero que no entra en el horizonte de los usos reales. Comentó que un ejemplo claro son algunos espacios concretos del Parque Kennedy en Lima, donde dentro de la aparente rigidez formal de la propuesta, los visitantes desarrollan sus actividades libremente, modificando espontáneamente su rutina.

Sobre el arquitecto

Javier Artadi es profesor de diseño arquitectónico en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC). En el 2012, se publicó en España una monografía sobre su trabajo en la costa peruana, cuya presentación internacional se realizó en el Festival de Arquitectura de Praga. También fue uno de los arquitectos representantes del Perú en la Bienal de Arquitectura de Venecia en ese mismo año.

Además, obtuvo el Grand Prix Casalgrande International en Milán (Italia) y la Medalla Doble Oro en el Gran Premio CIDI VI Bienal Región Sudamérica. Años más tarde, recibió el Gran Premio Padis de Cristal al diseño peruano en el año 2015. Su trayectoria como arquitecto en nuestro país y sus reconocimientos a nivel internacional, le han valido que su trabajo se exponga en  universidades y congresos de arquitectura de Latinoamérica, Estados Unidos, Europa, África y Medio Oriente.