En Piura se respira aire contaminado

UDEP evalúa la calidad del aire en la ciudad de Piura

La contaminación del aire por partículas, en estos momentos, supera en casi en tres veces lo permitido por la regulación ambiental, constituyendo un problema para la salud de la población.

Calidad del aire en Piura (9)

El laboratorio de Ingeniería Sanitaria, del Instituto de Hidráulica, Hidrología e Ingeniería Sanitaria, de la Universidad de Piura, en coordinación con el laboratorio acreditado Analytical realizaron un muestreo  para evaluar la calidad del aire en la ciudad de Piura.

Los resultados del muestreo, hecho la semana pasada, indican que el nivel de partículas supera, casi en tres veces, el permitido por la regulación ambiental. Asimismo, de todos los parámetros medidos, se registraron 402,592 microgramos/m3, de partículas sólidas o polvo, cenizas, hollín, cemento, polen dispersas en la atmósfera y menores a 10 micrómetros, cuando el límite máximo es de 150 microgramos/m3.

Los equipos para realizar esta investigación se instalaron, durante 24 horas, en uno de los patios del centro comercial Open Plaza, lugar de concurrencia y tráfico vehicular masivos.

Los análisis especificaron, además, que no existe contaminación de gases como el monóxido de carbono, dióxido de azufre, entre otros.

“Estas mediciones son una iniciativa y aporte de la UDEP, ante los problemas generados por el reciente período pluvial y de inundaciones, que han dejado calles polvorientas; y, sobre todo,  para que las autoridades locales tengan elementos de juicio para tomar las medidas correspondientes para preservar la salud de la población”, sostuvo el doctor Francisco Arteaga, director del Instituto de Hidráulica, Hidrología e Ingeniería Sanitaria de la Universidad de Piura.

“Después de los desastres naturales (desborde del río y lluvias intensas), estamos viviendo una atmósfera bastante contaminada con partículas en suspensión; por ello es importante saber a qué estamos expuestos y qué medidas se deben implementar en el corto plazo para evitar que las enfermedades vayan ganando terreno”, acotó.

El muestreo consistió en la determinación de partículas menores a 2,5 y 10 micras, colectadas en un filtro de papel, mediante un mecanismo de succión del equipo durante 24 horas. Luego, en el laboratorio de análisis se determinó, por diferencia del peso del filtro limpio versus el peso del mismo cargado con partículas durante las 24 horas, la cantidad de partículas que están en el ambiente expuestas al contacto de las personas.

Además, se tomaron muestras de gases como el dióxido y monóxido de carbono; dióxido de nitrógeno y Ozono, a modo de referencia e informativo.

Cabe señalar que cuando los valores resultantes, por ejemplo, superan los 150 microgramos por metro cúbico, son contaminantes; si van de 200 o 500 microgramos, estaríamos ante una emergencia y se deberán tomar acciones inmediatas: limpieza de la zona urbana (pistas, veredas, jardines y todo lo demás). Si no se hace, habría un peligro latente de sufrir, en un período cercano, enfermedades pulmonares, asma, cirrosis; especialmente los niños, que están más expuestos.