Cacao del norte, un mundo de posibilidades

El cacao ha pasado de ser el esperado y perfecto acompañante del panetón navideño, a uno de los mejores antioxidantes, por ejemplo; y a una oportunidad enorme para la producción, comercialización y exportación agrícolas.

Hace pocos días, una alianza público privada, liderada por la Universidad de Piura, dio a conocer los resultados de tres años de investigaciones y estudios sobre el cacao, un producto vinculado a más de 3500 familias de la región. Los resultados obtenidos, podrán ayudar a los casi 1200 productores de cacao de la región Piura, a mejorar sus procesos de producción y optimizar la calidad del producto.

Esta alianza nació con la primera convocatoria del Concytec para promover una entidad denominada Círculo de investigación. La región Piura ganó una iniciativa con la participación de una universidad particular (la UDEP), una estatal (la Universidad Nacional de Jaén), la participación del Instituto Tecnológico de la Producción (ITP) y el apoyo del Concytec. Se decidió trabajar también con una asociación de productores, para aplicar los resultados: la Asociación de productores de cacao y banano orgánico (Asprobo) de Buenos Aires (Morropón).

El equipo de investigadores, dirigido por el doctor William Ipanaqué, ha logrado llevar tecnología y conocimiento a los pequeños productores, que les ayudará a mejorar sus procesos postcosecha y conocer mejor las propiedades organolépticas del cacao.

Aunque según el Ministerio de Agricultura, nuestra región no figura entre los principales productores de cacao, que lideran Cusco y Ayacucho, las condiciones climáticas y de cultivo son realmente ventajosas, en la sierra piurana donde ya se cultivan más de 1000 hectáreas de este producto. Como se sabe, del cacao se obtiene actualmente no solo una casi infinita variedad de chocolates, sino también licores, manteca, polvo de cacao, entre otros derivados.

El Círculo de investigación
En este marco se desarrolló el proyecto “Alianza público privada para el desarrollo de tecnologías que incrementan el valor agregado de cadenas agroindustriales con énfasis en innovación social y desarrollo sustentable”. Al dar a conocer los resultados, el doctor Ipanaqué dijo que son de alto impacto en las diversas componentes: germoplasma, fermentación, secado, medición de parámetros a través de imágenes hiperespectrales y estudio genético y caracterización del cacao.

“En germoplasma se podrá conocer mejor la genética del cacao, útil para fines de clonación y para la posible denominación de origen. Además, la sección de energía liderada por doctor Rafael Saavedra,  ha diseñado y construido un prototipo de secadores solares adecuados a las condiciones climáticas de Piura y Jaén, respectivamente, con una metodología pionera en el país. Este permitirá ahorrar tiempo en el proceso y mejorar la calidad del producto”.

También se ha obtenido el prototipo automatizado de fermentación, con monitoreo de parámetros en forma local y remota, usando la metodología de Internet of Things (IoT); y una metodología para medir la calidad del producto usando imágenes hyperespetrales, logrando su firma digital y medición no destructiva de propiedades del grano. “Se han cumplido los objetivos planteados en el círculo de investigación, con un impacto en una cadena importante para la región, la del cacao; y se ha llevado tecnología a los pequeños productores”, dijo Ipanaqué.

Durante la presentación de resultados estuvieron el Gobernador regional de Piura, empresarios, productores de cacao y académicos.

Un desafío y más oportunidades
Los productores de cacao ya pueden usar esta tecnología desarrollada, buscando forma de implementar los prototipos.  Al momento, se ha instalado un prototipo de secador y un fermentador en la Asprobo, de Buenos Aires (Morropón).  A partir de estos prototipos se pueden continuar las investigaciones para seguir mejorando los procesos poscosecha.

El doctor Manuel Canto Sáenz, vicedecano de investigación de la Universidad Nacional de Jaén, también destacó esta experiencia de alianza público-privada para la investigación: “Hemos tenido que luchar para solucionar varios problemas burocráticos, propios del aparato estatal, y felizmente hemos logrado culminar con éxito el proyecto”.

Indicó que aunque la producción de cacao es baja en la zona norte: “Creo que se puede incrementar mucho más. Dicen que uno de los mejores regalos que puede uno hacer en China es dar una caja de chocolates. Eso incluye, más o menos cerca de mil millones, representando un notable mercado del cacao. Entonces, yo creo que, si Perú produce un cacao de muy buena calidad tiene un potencial enorme de recursos para beneficio del país”.

Es importante la continuidad
La Mgtr. Inés Carazo, miembro del directorio del ITP felicitó el trabajo realizado: “Hemos logrado algo muy importante en toda investigación: darle continuidad durante estos años, a pesar de los cambios de gobierno. La investigación tiene que ser una política de largo plazo, no un tema coyuntural. El desafío ahora es que podamos transferir estos resultados en el lenguaje más accesible posible a la gente y lograr una denominación de origen”, señaló.

Los estudios realizados no solo han dado origen a metodologías y prototipos piones en el país sino también a tesis y artículos científicos presentados en reuniones internacionales. “Se han cumplido ampliamente los objetivos. Como resultado de las investigaciones, se ha implementado prototipos pioneros en el país. A partir de estos, se pueden plantear muchísimas otras investigaciones. Espero que podamos seguir haciendo sinergia con más instituciones del país, y, por qué no, del mundo para que estos estudios contribuyan a mejorar la calidad de vida de las personas y al desarrollo sostenido del país”, dijo la doctora Isabel Chiyón, decana de la Facultad de Ingeniería de la UDEP.

Pablo Aguirre, presidente de la Asociación de productores de cacao y banano orgánico (Asprobo), agradeció a Concytec y las instituciones participantes “el acierto de hacer estas investigaciones. Gracias a ellas, hoy tenemos fermentación automatizada y un secador solar”. Expresó su deseo de que estos estudios continúen hasta completar el proceso de producción. Cabe señalar que el prototipo de secador solar y el fermentador han sido instalados en terrenos de esta cooperativa de la provincia de Morropón.

Por la mayor productividad agrícola de la Región
El gobernador regional de Piura, Reynaldo Hilbck, felicitó a las instituciones investigadoras y señaló que los resultados y “lo que hemos aprendido ahora para el cacao, servirá también para el café, el banano y otros productos que van a darle diversidad y productividad a nuestra agricultura”.

Resaltó la importancia de las cadenas productivas y las alianzas entre productores, académicos y el Estado. “Esto genera una estabilidad y sostenibilidad del producto, al investigar distintos aspectos. No solo se podría producir más, sino con mejor calidad. Lo que resulta de estas alianzas de investigación es un valor agregado”.

Refiriéndose a la producción agrícola de Piura indicó: “Tenemos productos con gran oportunidad y potencial para desarrollarse, pero si no añadimos investigación, tecnología, innovación, se desarrollarán primero en otros lugares que van a competir con nosotros. Tenemos una universidad brillante en el tema de investigación, un ITP del Ministerio de Producción que ayuda y el apoyo del Concytec. Debemos aprovechar todas estas variables para lograr un mayor desarrollo de nuestros productos”.

Respecto al caso concreto del cacao, Hilbck refirió que a nivel mundial ya hay otros países que le están poniendo denominación de origen. “Incluso uno encuentra ya en Europa cacao que dice “Denominación Alto Piura. Es decir, ya se reconoce en el mundo la calidad. Lo que tenemos que hacer ahora es asegurar que ese cacao de calidad sea mucho más productivo, que más personas se beneficien con él, que los procesos y la calidad mejoren, eso significa: investigar más”, anotó.