A propósito del Día Nacional de la Vacunación

Creencias sobre las vacunas que pueden poner en peligro la salud de tus hijos

La inmunización constituye uno de los avances más importantes de la medicina, sin embargo, falsas afirmaciones sobre las vacunas generan que padres expongan a sus hijos a enfermedades que podrían prevenirse.

La inmunización por vacuna consiste en un proceso de inoculación en nuestro organismo de un virus inactivado, lo cual conlleva a que los linfocitos B generen una memoria al estar expuestos a antígenos Luego, cuando se vuelva a estar expuesto a esos antígenos, nuestro sistema inmune va a generar una respuesta más rápida y eficiente, comenta Stefany Infante, docente de la Facultad de Medicina Humana de la Universidad de Piura.

Para la doctora Verónica Webb, especialista en pediatría de la UDEP, este proceso de inmunización es la clave para la protección de los niños ante el sarampión, rubeola, varicela, entre otras enfermedades. No vacunar a estos niños, es exponerlos a ellas, afirma.

Estas son algunos de los mitos más populares en la población que ha recogido el Ministerio de Salud (Minsa):

Es peligroso colocar varias vacunas a los niños cuando son muy pequeños. Falso. Lo importante es que los niños reciban todas las vacunas en las fechas que señala el médico para que estén bien protegidos.

Si no se vacuna al niño en la fecha, ya no es necesario vacunarlo. Falso. El niño debe recibir todas las vacunas en la fecha indicada. Si le falta alguna debe acudir de inmediato al centro de salud para que se la apliquen.

Las vacunas de refuerzo son opcionales. Falso. Algunas vacunas solo tienen un periodo de protección, luego del cual se necesita uno o más refuerzos. Estas no son opcionales, son necesarias e importantes para la protección de las personas.

Las vacunas tienen efectos secundarios perjudiciales. Falso. Las vacunas son seguras. Si es que se presentan reacciones secundarias, estas son leves y temporales.