Pierre Vandoorne, director de la DAFO

“Es un buen año para la producción audiovisual”

El Ministerio de Cultura hoy una apuesta por los proyectos audiovisuales. Hay talento en los jóvenes peruanos, destacó el especialista, durante las Jornadas de Comunicación.

Pierre Vandoorne está a cargo de la Dirección del Audiovisual, la Fonografía y los nuevos medios del Ministerio de Cultura. Estuvo en las Jornadas que organizó la Facultad de Comunicación, de la Universidad de Piura, donde habló del financiamiento de proyectos que impulsa el Estado. En su intervención destacó que en los últimos años el número de proyectos que han postulado a los concursos de cine se ha incrementado significativamente. Mientras el 2011 fueron 163, en lo que va de este año el registro alcanza los 856. Para él, hay talento, financiamiento, pero hay temas pendientes en los que trabajar.

Al 2018, ¿cómo calificar la apuesta por los proyectos audiovisuales?
Si bien el año pasado no logramos realmente la aprobación de la nueva Ley del Audiovisual Peruano para impulsar y hacer despegar el desarrollo de la asociación, que tiene mucho potencial y un impacto importante a nivel nacional y regional, sí obtuvimos una asignación presupuestal mayor y con condiciones que nos permiten financiar varios tipos de proyectos audiovisuales. A los cinematográficos, que estamos fortaleciendo e intentamos hacer más eficientes, sumamos ahora los pilotos en serie de televisión, documentales para televisión u otra plataforma, salas de exhibición, entre otros.

¿Qué destaca de lo que se ha avanzado?
Es un buen año y estamos apostando por toda la cadena de valor productiva de la producción audiovisual, la formación y especialización técnica de las personas, la investigación, la preservación del patrimonio audiovisual, el desarrollo de salas de exhibición alternativas y evidentemente la producción de contenidos.

En regiones, ¿cómo está el interés por lo audiovisual?
El 2011, los proyectos que postulaban desde regiones que no eran Lima llegaban a los 30. Al 2017, la cifra fue de 163. Poco a poco se va poniendo más interés. El año pasado la mayor cantidad de proyectos provenía del Cusco, con 38 propuestas. Otras que tuvieron significativa participación fueron Junín, con 18, Ayacucho con 16,Arequipa, con 15, La Lbertad, con 14 y Lambayeque, con 10. Aún había regiones que no aparecían.

El apoyo actual potencia la creatividad. ¿Qué más falta en el Perú para proyectar internacionalmente su producción audiovisual?
Hay dos cosas. La semilla de todo es tener buenos proyectos. Debemos apostar y darle mucho tiempo a tener guiones bien escritos, originales y, en general, proyectos bien concebidos, no solo a nivel de guion sino también de imagen. Pero el gran pendiente que tenemos es la promoción internacional. Deberíamos tener una política nacional al respecto. Nosotros estamos viendo nuestra propia producción audiovisual, estamos yendo al cine a ver nuestras películas, estamos viéndolas en internet o en TV; pero afuera, en realidad, nadie sabe que estamos en una especie de un pequeño boom de producción.

¿Por qué pasa eso?
Porque no hemos terminado de fortalecer esa presencia de nuestra producción afuera. Hemos hecho avances, pero no como país. Falta tener esa visibilidad internacional.

Ahora que hemos anunciado que Wiñaypacha, película grabada íntegramente en aymara, es la película que representará al Perú como precandidata a los premios Oscar 2019, es momento de pensar justamente de qué manera nos pueden ver en el exterior. Este fue un proyecto que el 2013 ganó el Concurso de proyectos de largometraje de ficción convocado por la DAFO, exclusivo para regiones, y el 2017, el Concurso nacional de proyectos de distribución del Ministerio de Cultura.

Pero, que no todos conozcan la película también demuestra que se debe comenzar por casa en promover que se conozca la producción nacional…
Hace algunos años había muchas partes del país que no tenían una sala de cine. Ahora ya hay, en casi todo el territorio; sin embargo, no circulan todos los contenidos, sobre todo las películas peruanas que sí podrían generar interés. Tenemos que hablar más con los exhibidores, para que confíen en el público pues creen que si una película es altoandina, solo le irá bien en Cusco y Puno, pero no en Piura. Eso no es verdad. Quedó demostrado cuando Wiñaypacha se exhibió en Lima. El público quiere ver toda clase de producciones.

¿Qué hacer, entonces?
Las municipalidades y gobiernos regionales podrían hacer algo para, así como tienen pendiente mejorar las bibliotecas a nivel local, dar ese servicio e invertir en centros culturales donde tengan salas de exhibición para circular las películas nacionales. Se podría trabajar, incluso, comercialmente, con montos reducidos, previa inscripción.

El crecimiento de proyectos que concursan refleja que hay ganas de hacer cosas, sobre todo en los jóvenes.
Ha habido un cambio tecnológico el cual abarata los costos y hace más viable realizar la producción audiovisual, editar y coordinarla. Quienes más se están beneficiando de esta etapa son los jóvenes. Pero, el tema audiovisual es un reto a la creatividad, porque tener la herramienta no significa que uno va a saber utilizarla bien. Hay que aprender el oficio, ver contenidos distintos y cultivar la creatividad.

Datos
– Hoy la DAFO promueve el apoyo a proyectos en más de 20 categorías.
– Algunas son: desarrollo de largometraje, preproducción de animación, documental, cortometraje, pilotos de serie, largometraje ficción, videos musicales, entre otros.
– El incremento de proyectos postulados a los concursos de cine se incrementó en un 425%, entre 2011 y 2018.