Mgtr. Enrique Seminario: “La formación técnica debe ser más humanística”

La Facultad de Ingeniería reinició los cursos de Formación docente y los Seminarios de Investigación e Innovación, con la conferencia “Las virtudes sociales y su importancia en el desarrollo personal”.

La decana, Isabel Chiyón Carrasco, dio la bienvenida a los profesores de la Facultad, de Ingeniería de la Universidad de Piura y señaló que uno de los principales objetivos del programa de formación  corporativa, que se dictan una vez al mes, así como de los seminarios de Investigación e innovación que se realizan cada semana, es “formarnos profesionalmente para dar lo mejor con nuestro trabajo; y, al mismo tiempo, transmitir lo que está en el espíritu de la UDEP: formar personas de bien”.

Los seminarios se realizan desde hace dos años y constituyen un espacio en el que los profesores conocen en qué trabajan sus colegas y se procura sinergia en diferentes proyectos de investigación e innovación. El programa de formación está orientado a lo humanístico.

El ciclo inició con la conferencia formativa dictada por el Mgtr. Enrique Seminario Antúnez de Mayolo, profesor del PAD– Escuela de Dirección de la UDEP y director del Programa de Liderazgo directivo. Se refirió a la reciente cumbre del Foro Económico Mundial (World Economic Forum, WEF), también llamado Foro de Davos realizado en Suiza.

Informó que en la cumbre se abordó el impacto de la tecnología en la formación profesional y si la formación técnica era suficiente o no, en el actual proceso de automatización global. Muchas cosas que antes se hacían en base al cálculo o con profesionales preparados, en un futuro no muy lejano serán reemplazadas por softwares o aplicaciones, con una desventaja para las personas, dadas las altísimas capacidades de almacenamiento de información en las memorias de los nuevos sistemas tecnológicos.

Seminario Antúnez de Mayolo señaló que la ventaja del hombres es su capacidad de análisis de la información, la capacidad de diagnosticar, afrontar situaciones e identificar o entender la complejidad de los problemas, lo que implica añadir un poco más de sabiduría a la formación técnica y, sobre todo, a la humanística que capacita a la persona para entender mejor una problemática o situación.

El ingeniero del futuro
“El ingeniero del futuro tiene ser humanista y debe incorporar, entender y valorar lo que las ciencias humanas le puedan aportar para su formación profesional. Además, no trabaja solo en un escritorio aislado del mundo, sino que debe relacionarse con otras personas”. El ponente indicó también que los ingenieros tienen una formación muy técnica y sólida en análisis, pero muchas veces deben mejorar  el trabajo coordinado en equipo  y desarrollar las habilidades interpersonales que demanda el actual mundo globalizado.

También planteó la distinción entre el “hacer” y el “obrar” de la acción humana, relacionados con la acción que tiene un resultado externo y la que produce un resultado interno o de impacto personal, y el desarrollo de potencias operativas o virtudes orientadas a un resultado y la potencia de gobierno con virtudes orientadas a las personas.

Igualmente abordó tópicos sobre el perfeccionamiento del obrar en base a  las virtudes individuales (autodominio) y sociales (relación personal). “Tenemos que animar a los jóvenes a ser magnánimos, para que estén dispuestos a cambiar el mundo”, precisó.

Al referirse a la respuesta solidaria de cientos de universitarios, muchos de ellos de la UDEP, ante desastre ocasionado por las lluvias e inundaciones del año pasado, Seminario indicó que esto demuestra que, a diferencia de otras épocas, los jóvenes tienen hoy una mayor sensibilidad por los problemas sociales. Esa energía o preocupación tiene que llegar a todas las áreas y dimensiones de la persona y a las empresas donde la gente joven trabaja, para mantener esa inquietud de ayuda a los demás.

Al respecto, dijo que las empresas tienen el reto de convertirse en lugares atractivos para estas personas, hacer que tengan misiones elevadas, centradas en el servicio y el valor social, de esta manera captarán más jóvenes con grandes expectativas de ayudar a otros.

El expositor es ingeniero industrial por la Pontificia Universidad Católica del Perú y máster en Investigación en Ciencias Humanas, Sociales y Jurídicas por la Universidad Internacional de Cataluña, España,