Profesores de Humanidades

Presentan informe sobre la identificación y promoción de la cultura comunitaria de La Arena

En las recomendaciones, se sugiere que los agentes culturales tengan una mayor cercanía con la riqueza cultural del distrito y que se construyan redes de colaboración para impactar positivamente en la localidad.

Los resultados del proyecto “Identificación, definición y promoción de la cultura comunitaria del Distrito de La Arena” fue presentado en la Universidad de Piura a los funcionarios de la Municipalidad de La Arena y la directora de la Dirección desconcentrada de cultura de Piura, Carolina Vílchez. Presidió el acto el doctor Enrique Banús, decano de la Facultad de Humanidades.

El estudio fue realizado, a través de la licenciatura en Historia y Gestión Cultural, por encargo de la Municipalidad, con el objetivo de reunir una serie de informaciones sobre la riqueza cultural del distrito de La Arena y de que este sea reconocido como “Capital de la cultura viva comunitaria”, logro obtenido poco antes de culminar este informe.

El profesor Alberto Requena señala que un logro  importante del proyecto es que la Municipalidad de La Arena ha logrado incorporar a la cultura como un elemento esencial para las políticas de desarrollo.

Indica, asimismo, que este proyecto es “un nuevo punto de partida para repensar lo que se quiere hacer con la cultura. No es solo cuestión de riqueza sino de gestión de la misma. Es importante reconocer que la cultura no solo se limita a las artes y el patrimonio sino que el trasfondo de la cultura son los valores”.

El diferencial de La Arena
Requena indicó que es necesario reflexionar sobre la clase de ciudadanos que se quiere formar y los vicios que se debe erradicar. “Los resultados revelan que el potencial cultural de La Arena es enorme pero debe afrontar grandes retos, lo importante es que ha empezado. Es inusual que un gobierno local, de carácter distrital, se interese así por su sector cultural. Este es una gran diferencial”, anotó. El docente universitario indicó que cada ciudad debería estudiar sus tradiciones culturales y difundirlas para que estén disponibles en la red.

El proyecto
El informe final se estructuró en tres partes. La primera, sobre la Cultura Viva Comunitaria (CVC), recoge los principales lineamientos teóricos sobre el tema. La segunda, La Arena capital de la CVC, registra los rasgos distintivos del distrito y reseña su pasado y tradiciones culturales que evidencian a esta comunidad como heredera de una rica tradición cultural norteña.

En la tercera parte, se incluye una serie de “Retos para la sostenibilidad del distrito como CVC”. Se hace hincapié en el reconocimiento de la cultura como un hecho dinámico y cambiante y se plantea la posibilidad de colocar a la cultura en el centro de las políticas de desarrollo local que se emprendan.

En suma, se propone repensar el papel de la cultura para la persona y el rol de los actores locales y las autoridades en ese desarrollo.