SEMINARIO DE INNOVACIÓN DE INGENIERÍA

Presentan investigación sobre la rugosidad superficial para túneles hidráulicos

El trabajo del docente Jorge Alonso Peña fue parte de un modelo físico para la realización del proyecto de la Central Hidroeléctrica de Chaglla, en Huánuco.

En el marco de los seminarios de investigación que realiza la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Piura, el ingeniero Peña explicó a los profesores en qué consistió su investigación y los alcances de esta.

La rugosidad es la irregularidad de la superficie de una pieza, que usualmente es provocada por una herramienta de corte o algún otro elemento utilizado durante el proceso de su fabricación.

El estudio del ingeniero Peña determinará, mediante la medición de esta rugosidad, si una pieza cumple la función para la que fue fabricada. Así mismo, permitirá corregir los errores de su forma e incluso contribuir a un buen diseño de las distintas estructuras.

De acuerdo al ingeniero Peña, en la actualidad ya existen algunos métodos de representación de rugosidad superficial en modelos hidráulicos, pero estos presentan algunas dificultades tanto en el comportamiento mismo del flujo, debido a la presencia de algunos fenómenos locales, como en el transporte de sedimentos en el interior de los conductos.

Según Peña, es importante estudiar la rugosidad ya que, debido a la existencia de cierto nivel de esta en la superficie de las estructuras hidráulicas que tendrán contacto directo con el agua, existirá una pérdida de energía que puede verse reflejada en una disminución de la carga de agua de las estructuras.

Prof. Jorge Peña, a la derecha.

Como parte de un nuevo método para estudiar la rugosidad superficial en modelos hidráulicos, el docente utilizó cintas rugosas colocadas a lo largo de un túnel hidráulico de ensayo, separadas a distancias específicas, teniendo como resultado distintos valores de coeficientes de rugosidad en el interior de esta estructura.

El planteamiento de esta nueva metodología se pudo alcanzar gracias al desarrollo del modelo físico de un proyecto real, la Central Hidroeléctrica de Chaglla, para la cual se debía tener una representación exacta de la rugosidad en un modelo físico reducido presente en dichos túneles. De este modo, se podía verificar el nivel máximo de agua presente en la zona de represamiento de dicho proyecto, y poder así evitar algunos daños económicos, materiales y de vidas, tanto en la etapa de construcción como en la vida útil del proyecto.