Dr. Pablo Pérez

“Si la unidad no existe en el hombre no existe en la sociedad”

La ausencia de unidad personal y social pone al mundo en una situación de descomposición progresiva, expresó el educador de la UDEP, durante la presentación de su nueva publicación, en Campus Piura.

“Unidad personal y social” es el nuevo libro del doctor Pablo Pérez Sánchez, exdecano y docente de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Piura, presentado en el marco de la Semana de Educación.

La magíster Diana Ramos, directora de estudios de la Facultad, señaló que esta publicación tiene un trasfondo filosófico que parte de una idea profunda de la estructura del hombre y de la sociedad. Encontramos, igualmente, en el libro toda una teoría del conocimiento acompañado de reflexiones  de psicología, doctrina social  ética y hasta de una filosofía del amor.

Ramos dijo que todos hemos experimentado la unidad y hemos sufrido ante la ausencia de ella, en nuestra familia, entre hermanos, cónyuges, hijos o amigos. “La unidad constituye al hombre, lo define. Es una unidad que no se remite a un individualismo, aislamiento, a una soledad, sino que se da en la vida personal, social, familiar, institucional. Cuando hablamos de unidad en las instituciones estamos hablando de unidad de la persona misma”.

Agregó que una primera reflexión a la que nos insta el autor es que esa unidad personal a la que estamos llamados es una tarea diaria y, a la vez, una tarea pendiente para toda la vida. Consiste en la búsqueda y encuentro de sí mismo y del otro (o los demás). “Es pues una de las tareas más difíciles que tenemos entre manos y que reclama exigencia para sí mismo y el otro”.

Por su parte, el doctor Pablo Pérez precisó que la concepción de la unidad puede ser muy variada, desde la matemática, siempre vacía de contenido, hasta la teología, en la que Dios, siendo uno, contiene toda la riqueza que el hombre puede y no puede pensar.

“La unidad no es una cuestión técnica sino de humanidad y es la mejor expresión de la perfección de la meta alcanzada. Si no existe en el hombre, no existe en la sociedad. La unidad es algo propio del espíritu y, la concepción materialista del hombre y del mundo no puede sostenerla”, remarcó.

Indicó, asimismo, que el tema de la unidad tiene una enorme relevancia en toda la extensión de la vida humana. Tiene un gran interés en la comprensión de la persona, en la que es preciso entender: la unidad de su estructura y de sus fines. Esa importancia se repite en el conocimiento de los aspectos estructurales y de las metas de las sociedades que el hombre forma, anotó.

“Desde la familia a las empresas de todo tipo, desde los pueblos a los países, y el mundo en su conjunto, la unidad es una propiedad fundamental de la que depende el logro de la felicidad y los fines de la humanidad”, subrayó.