¡Emotiva! Así fue la despedida del año jubilar de la UDEP

Frente a un hermoso escenario, la Ermita de la Sagrada Familia, ante la tierna mirada de María, José y el Niño, perfectas "Melodías de oro" cerraron las celebraciones por los 50 años en Piura.

Una a una brotaron las notas de las más exquisitas piezas musicales clásicas y contemporáneas; españolas, mexicanas, peruanas.

Las perfectas sinfonías parecían subir hasta el cielo, a través del viento y de las hojas de las palmeras, los ficus y algarrobos que se mecían suavemente. Unas 800 almas, de jóvenes y adultos, escuchaban embelesadas la interpretación de la Orquesta Sinfónica Municipal de Piura, no en vano se dice que la música ‘eleva el espíritu, lo reconforta y lo sosiega’.

La batuta del director, Jorge Morales Valenzuela, estaba envuelta en magia y talento, quizá porque, coincidentemente, hoy se celebró también el Día del Músico, en homenaje a Santa Cecilia, la patrona de la música.

El genio de Mozart, Mendelson, Shostakóvich y otros ilustres clásicos invadió el campus verde de la UDEP, a través de sus obras interpretadas por la orquesta piurana, Patrimonio Cultural de la Región Piura. No faltaron obras representativas de España, como el pasodoble “Cielo Andaluz”, o mexicanas, como “Danzón No2” y, por supuesto, nuestra música peruana, piurana, representada por un tondero y una marinera, de Ernesto López Mindreau.

De pie, y con sonoras palmas, el público agradeció aquellos 90 minutos de catarsis, imbuidos de cultura artístico musical. ¡Qué mejor manera de cerrar las celebraciones por estos primeros 50 años de nuestra alma mater!, porque, como ha repetido nuestro rector durante estos casi 18 meses, desde que comenzaron las celebraciones, 50 años son solo el comienzo y ¡vamos por más!

Retos para los años venideros
Tras las notas de San Miguel de Piura, el rector, doctor Antonio Abruña, ratificó que se había cerrado con broche de oro el cincuentenario de la Universidad de Piura: “Con una presentación artística de especial valor. En primer lugar, por tratarse de la Orquesta Sinfónica de Piura, que es un grupo de artistas que, como la UDEP nace, crece e influye en Piura y desde Piura, al Perú y al mundo; y, en segundo lugar, por habernos deleitado con piezas de una belleza única, que elevan el espíritu desde algo tan material como los sonidos armónicos”.

Agradeció a quienes durante este año jubilar “han trabajado arduamente para que quienes han conformado la comunidad universitaria desde los inicios y a quienes les hemos ido sucediendo, hayamos podido demostrar nuestro agradecimiento y cariño a toda la comunidad piurana y a todas aquellas personas, empresas e instituciones amigas que ayudaron a cristalizar y fortalecer este proyecto en medio del desierto piurano, hoy una espléndida realidad que fructifica también desde Lima”.

Abruña Puyol dijo, refiriéndose a los retos venideros: “Con la ayuda de Dios y la de San Josemaría, santo Fundador de la UDEP, intentaremos continuar con el servicio a la sociedad que estuvo desde el primer momento en la intención de los pioneros de la universidad. A ellos también acudimos en agradecimiento por haber dejado sus vidas en esta magnífica aventura que hoy es un sueño hecho realidad”, acotó.

Sobre la Sinfónica de Piura
La Orquesta Sinfónica Municipal de Piura (OSMP), Patrimonio Cultural de la Región está bajo la tutela de la Fundación Piura, entidad autónoma sin fines de lucro; y sus actividades mensuales son financiadas por la Caja Municipal de Ahorro y Crédito de Piura (Caja Piura).

Inició sus actividades el 15 de mayo del 2002; y, el 15 de julio del mismo año ofreció el Concierto inaugural de gala. A la fecha, ha realizado numerosas presentaciones, llevando música contemporánea, nacional e internacional en provincias y distritos de las regiones Piura, Tumbes, Lambayeque, Lima, La Libertad, Cajamarca y otras, en más de 1100 conciertos.

Sus integrantes son músicos de Piura, Chiclayo y otros extranjeros que se dedican a ensayos y conciertos en diferentes partes del Perú.