ARTÍCULO DE OPINIÓN

Lo que el río nos dejó

Los piuranos debemos demostrar nuestra valía cumpliendo nuestros deberes como ciudadanos para tener la región que anhelamos: más limpia, ordenada, saludable, cordial y segura

Se han cumplido dos años desde que el río se desbordó. Todos los piuranos somos conscientes de los momentos vividos: muchos sufrieron daños materiales, otros daños emocionales y personales; pero, lo que tenemos que saber y hacer ahora es ver qué nos espera para los siguientes años. Si bien las autoridades tienen un rol importante en el desarrollo, no son los únicos que deben involucrarse en las acciones para que nuestra Región vuelva a florecer.

Han sido dos años muy duros, sin embargo, muchas personas han mostrado su coraje y valentía, y han salido adelante a pesar de las adversidades. ¡Las felicito! Otras todavía están luchando, porque es un camino muy largo el que hay que recorrer para recuperar lo perdido y las entiendo; pero, está en cada uno de nosotros el contribuir en la reconstrucción.

Evaluemos el rol que cada uno está desempeñando, ya sea en el hogar, en el trabajo, en la vecindad, con nuestros amigos y familiares. Seamos portadores del bien común: desde un saludo al empezar el día, hasta recogiendo y sacando la basura en las horas establecidas. Debemos reciclar, no botar basura en la calle, respetar a los peatones y a nosotros mismos, actuar honestamente, ser responsables de nuestros actos; en fin, tenemos mucho por hacer.

Si los piuranos, que nos caracterizamos por ser fuertes y de corazón noble, nos unimos para luchar por nuestros derechos, también debemos demostrar nuestra valía cumpliendo nuestros deberes como ciudadanos para tener la región que anhelamos: más limpia, ordenada, saludable, cordial y segura. ¡Seamos partícipes de este gran cambio, juntos podemos lograrlo!