ARTÍCULO DE OPINIÓN

¿Qué es el Lawfare?

Se trata de un término que alude a una situación de guerra para atacar a los opositores del gobierno, empleando arbitrariamente las instituciones jurídicas, con el fin de responsabilizarlos ante la opinión pública.

Fuente: Motor económico

La semana pasada dedicamos en esta columna unas líneas al Rule of Law (imperio del derecho), ahora nos ocuparemos de uno de sus nuevos enemigos en tiempos de la llamada posverdad (léase, el imperio de la mentira), nos referimos al Lawfare. Se trata de una nueva palabra inglesa, todavía no reconocida por el Diccionario de Oxford, que alude a un estado o situación de guerra para atacar sistemáticamente a los opositores del gobierno mediante un empleo arbitrario de las instituciones jurídicas, con la finalidad de responsabilizarlos ante la opinión pública y convertirlos en el centro de todos los problemas que aquejan al país, buscando empoderar a los gobernantes y facilitando sus objetivos a corto, mediano y largo plazo.

Es evidente que Rule of Law y Lawfare se oponen. Si el primero es un concepto propio de las democracias, el estado constitucional de derecho y la igualdad de trato jurídico para gobernantes y gobernados; el segundo es la herramienta de las llamadas “dictablandas”, gobiernos que se tornan autoritarios y que no respetan los principios del debido proceso, como paso previo para consolidarse en dictaduras disfrazadas de ropaje democrático (dudosos procesos electorales, propuestas de mejora política con participación ciudadana, entre otras).

El Lawfare es una nueva forma de producir un golpe de estado desde el interior de las democracias, especialmente en países con instituciones débiles, por eso no resulta sencillo de percibir, a diferencia de las tanquetas y despliegue de soldados por las calles; todo lo contrario, primero se busca desacreditar a los opositores políticos, controlar la administración de justicia y luego perseguirlos hasta llevarlos a la cárcel si fuese necesario; en segundo lugar y paralelo con lo anterior, propiciar un conjunto de reformas institucionales y legales argumentando la necesidad de un país más justo e igualitario.