Artículo de Opinión

A tres años del desborde del río Piura

Los piuranos no olvidamos el 27 de marzo y demandamos cambiar esta injusta realidad para no sufrir nuevas inundaciones y más muertes.

Estamos a 3 años del 27 de marzo del 2017, fecha de la inundación por el desborde del río Piura, a causa del Niño Costero. Como integrante del colectivo Unidos por Piura, que reúne a diversas asociaciones de la sociedad civil, juvecos y representantes del Bajo Piura, queremos manifestarnos en esta fecha conmemorativa.

En primer lugar, recordar que como respuesta al desastre, el gobierno inició la Reconstrucción con Cambios, la misma que por su lentitud ha generado que todos los piuranos sigamos viviendo en zozobra, incertidumbre y expuestos ante la amenaza de un nuevo fenómeno.

Hace 1 año, el mismo 27 de marzo, se llevó a cabo un acto de conmemoración por el desastre que vivimos, convocado por la asociación Vigilia Ciudadana, a la que se sumaron diversos colectivos, miles de ciudadanos y autoridades de la región. Formando una cadena humana, manifestamos al gobierno central nuestro deseo de convivir pacíficamente con el río Piura, con el cual, lamentablemente, hemos tenido una relación funesta, empezando por la deforestación en la sierra que ha originado sedimentación y un 40% menos de caja hidráulica, y al invadir su cauce, hemos convertido a nuestro río en una amenaza.

Han pasado 3 años del desastre y ¿cómo nos encontramos? El balance es muy negativo, a pesar de ser una de las regiones más afectadas, la inversión realizada sigue siendo mínima. ¿Qué tenemos ahora? las mismas necesidades en los diversos distritos y poblados de toda la región: faltan obras de agua y desagüe, colegios y centros de salud; mejorar y construir hospitales; estrategias para combatir el coronavirus, la anemia y enfermedades endémicas como el dengue.

Basta de palabras y promesas, queremos acción, ¡reconstrucción sin corrupción!

Vivimos cansados de escuchar lo mismo: el centralismo asfixiante del gobierno, expedientes observados por falta de apoyo técnico de la Autoridad para la Reconstrucción a las municipalidades; gobierno regional y locales que convocan licitaciones poco transparentes; bajas ejecuciones presupuestales que no responden a un plan de desarrollo integral; consorcios de dudosos antecedentes que postulan y ganan la buena pro.

Los piuranos no olvidamos el 27 de marzo y demandamos cambiar esta injusta realidad para no sufrir nuevas inundaciones y más muertes. Estaremos vigilantes en los proyectos importantes como el plan integral de manejo del río Piura, el sistema de drenaje, así como en la construcción de las defensas ribereñas y todos los proyectos de desarrollo regional tantas veces postergados por la ineficacia de las autoridades electas y funcionarios.

Exigimos acciones inmediatas y que los gobiernos regional y locales trabajen la reconstrucción de forma rápida, eficiente y transparente y que asuman su compromiso y responsabilidad con la Piura que todos queremos.