Cinco consejos para superar el estrés que se genera en tiempos de crisis

Ahora que la situación política se está arreglando, es importante que nosotros aprendamos a cuidar nuestra salud mental; es decir, nuestras emociones, y a regular el estrés que hemos venido sintiendo.

La última semana, hemos pasado varios momentos difíciles, que han generado estrés, tensión y angustia en muchas personas, lo cual ha complicado aún más la gestión adecuada de sus emociones.

El estrés hace que nos sintamos abrumados, cansados, desanimados e incluso desmotivados, lo que genera que no sepamos muy bien cómo hacer nuestras tareas del día a día. Ahora que la situación política se está arreglando, es importante que nosotros aprendamos a cuidar nuestra salud mental; es decir, nuestras emociones, y a regular el estrés que hemos venido sintiendo.

En este sentido, Tania Guimac, profesora de la Universidad de Piura, señala que es importante que las personas sepan que el factor psicológico afecta directamente la parte fisiológica. “El estrés no es del todo malo, pero cuando mantenemos un nivel de estrés que se prolonga en el tiempo y aumenta en intensidad, nos enfermamos y nos sentimos más cansados e irritables, lo que genera emociones negativas. Por eso, es importante aprender a ponerle un alto a través de pensamientos positivos”.

La especialista de la UDEP, además, brinda algunos consejos para comenzar a reencauzar nuestra salud mental en los próximos días:

Entrenar las emociones. Es importante aprender a gestionar nuestros pensamientos, tanto positivos como negativos. Si todo el tiempo voy generando pensamientos negativos, esto me causará más estrés. Por eso, es transcendental encontrar un momento para decirnos: hasta acá llegué con los pensamientos negativos. Hay cosas que están fuera de mi control; pero, hay otras que puedo controlar para empezar a sentirme mejor como, por ejemplo, decidir enfocarme en mis pendientes del día, en una alimentación saludable y otras cosas que me ayuden a llevar mejor la situación.

Mejora tus horas de sueño. Procura descansar bien. El estrés hace que no dejemos de pensar en cosas que nos fastidian, a pesar de que muchas veces no dependa de nosotros solucionarlas. Es importante hacer un esfuerzo para dormir bien, entre siete a nueve horas. Fuerzaté a establecer minirrutinas antes de dormir como: apagar el celular, disminuir la exposición a la luz, etc., para que el cuerpo se recupere y nuestros niveles de cortisol disminuyan.

Una cosa a la vez. Muchos nos hemos amanecido en los últimos días para estar al tanto de los acontecimientos. Esto ha generado que durante la semana sigamos sintiéndonos cansados y no sepamos muy bien cómo empezar con nuestras actividades laborales. Esta desorientación contribuye a que los niveles de estrés se disparen. Por eso, recomendamos hacer un alto para organizarnos, viendo cuáles son las cosas más urgentes y cuáles podemos desglosar en pequeños objetivos. A medida que vayamos cumpliendo con nuestros pendientes, nos iremos sintiendo más tranquilos.

Actividades que me generen mayor distracción. Estar informados es importante; pero, no podemos estar pendientes de la noticia todo el tiempo. Para bajar el nivel de estrés también es importante realizar otro tipo de actividades que nos generen relajación, como: hacer yoga, leer un libro, mirar alguna serie divertida o encontrar alguna actividad que funcione para ti y que no vaya en contra de todo lo avanzando. Ser consciente de ello también es importante.

Ejercitarnos y llevar una alimentación saludable. Para disminuir el estrés es recomendable hacer ejercicios de manera pausada. Fomentando la movilidad, partiendo quizás de unos 15 minutos al día. En caso no tengas mucho tiempo, los puedes hacer durante tu rutina diaria. Por ejemplo, mientras estás en una llamada puedes caminar unos 100 pasos; o puedes utilizar la escalera en lugar del ascensor. Hazlo de modo sencillo, de manera que tu cuerpo se adapte, así se llenará de energía. Y, si eso se alinea con empezar a llevar una alimentación saludable que permita al cuerpo adquirir los nutrientes necesarios para recuperarse, estarás ganando mucho. Tu cuerpo y mente te lo agradecerán, ahora y dentro de 10 años también.