Artículo de Opinión

Coloche

Coloche es el muro de tierra que protege los sembríos de la amenaza del río, herencia de los antiguos tallanes.

Fuente: Andina

Coloche es el muro de tierra que protege los sembríos de la amenaza del río, herencia de los antiguos tallanes. Como dice Carlos Robles, la palabra procede de alguna de las lenguas extintas que se hablaron en el norte: mochica y tallán, además de las lenguas de Sechura y Olmos. Es el lugar donde la tradición oral del Bajo Piura cuenta que un fantasma resguarda un tesoro y el escenario donde Jorge Moscol Urbina (1916-2002) imagina el romance del Pascual con su china, en uno de sus últimos relatos: “corrían ambos por el coloche, la chacra a la derecha y el río a la izquierda”.

En 1901, el Boletín de la Sociedad Geográfica describía en Motupe un canal o acequia sostenida por un puente, para hacer atravesar el agua de una quebrada o río, al que llamaban también coloche. En Sechura, según César Arrunátegui (1996), es el levantamiento de tierra que separa las cuadras de terreno de cultivo. De cualquier forma, se trata de un muro de tierra, como muy bien describía Robles, que se levanta para contener el agua, para encauzarla o para señalar las pozas de los sembríos.

En Piura, llamamos “noques” a los pequeños reservorios de agua (del catalán “noc”, artesa), y era una voz vinculada a las curtiumbres. Justino Ramírez la registra como costal grande y cuero de res donde fermentaban en la sierra el guarapo. Y, en invierno, se hacían en el cauce seco “cacimbas”. Es palabra africana: “especie de cisterna a que apelan los industriosos piuranos para aprovechar el agua de su río” decía Juan de Arona (1883). También en Sechura donde –señalaba Antonio de Ulloa (1748)– se sacaba un agua “muy gruesa y salobre”.

Con desembolsos millonarios tratan hoy de hacer defensas de concreto. Las de 1970 duraron poco. Los antiguos piuranos sabían que cuando el río se ensanchara, bastaba hacer acequias o coloches y “se conduce fácilmente a donde se desea”.

Este es un artículo de opinión. Las ideas y opiniones expresadas aquí son de responsabilidad del autor.