ARTÍCULO DE OPINIÓN

COVID-19: Las cifras no son buenas

La cifra de hospitalizados se mantiene muy estable; pero sabemos que se debe a la saturación de todos los hospitales en el país; ya no caben más pacientes.

La cifra oficial de fallecidos por día ha crecido, de un promedio de 188.8 fallecidos por día que se tuvo en julio, a 205.9 fallecidos por día durante estos primeros 10 días de agosto. El aumento es del 9.1%, y aunque parezca pequeño, es considerable, pues se trata de vidas humanas.

Respecto al número de positivos, los medios de comunicación alarman a la población mostrando cómo se va incrementando en estas últimas semanas; sin embargo, vale la pena decir que en parte también se debe a un aumento en el número de pruebas. Durante julio, se hicieron un promedio de 21 581 pruebas por día y durante estos primeros 10 días de agosto se han hecho 24 168 pruebas por día.

El porcentaje de positivos aumentó en estos primeros 10 días de agosto; pero se debe, exclusivamente, al aumento porcentual de positivos con las pruebas rápidas, que ha superado considerablemente su promedio histórico. El porcentaje de positivos con las pruebas moleculares se ha mantenido al nivel de su promedio histórico.

El porcentaje de positivos con pruebas rápidas evolucionó de la siguiente manera: junio (17.5%), julio (16.6%), agosto (29.2%). En tanto, el porcentaje de positivos con pruebas moleculares: junio (30.9%), julio (30%), agosto (28.9%). Sería bueno saber con qué criterio se están aplicando últimamente las pruebas rápidas; pero el Ministerio de Salud no informa al respecto.

La única buena noticia es que la cifra de recuperados por día está creciendo en estas últimas tres semanas. En julio se tuvo un promedio de 3632 recuperados por día, y en estos primeros 10 días de este mes se tiene un promedio de 4227.7 recuperados por día. Muchos atribuyen este aumento al uso de ivermectina e hidroxicloroquina que promueve el Minsa, a pesar de que las investigaciones científicas no respaldan esta teoría.

La cifra de hospitalizados se mantiene muy estable; pero sabemos que se debe a la saturación de todos los hospitales en el país; ya no caben más pacientes. Muchas personas infectadas, que necesitan hospitalización, se recuperan en sus casas y se consiguen su propio oxígeno, muy importante para mejorar la saturación de la sangre, lo que les permite a muchos vencer al coronavirus

Como podemos apreciar, la situación ha empeorado, como se preveía que iba a pasar cuando se rompió la cuarentena y muchos comenzaron a trabajar nuevamente. Parece que los principales focos de contagio están ahora en el transporte público y en las irresponsables reuniones familiares y de amigos. Solo nos queda seguir cuidándonos, no salir innecesariamente a la calle, y dar buen ejemplo cuando lo hagamos.

Este es un artículo de opinión. Las ideas y opiniones expresadas en él son de responsabilidad del autor.