ARTÍCULO DE OPINIÓN

COVID-19: estamos mejorando, pero debemos ser cautelosos

La cantidad de fallecidos por día en todo el Perú por la COVID-19 está disminuyendo consistentemente. No se había presentado un descenso de esta magnitud durante toda esta emergencia sanitaria.

Desde hace casi tres semanas, concretamente, después del 14 de agosto, la cantidad de fallecidos por día en todo el Perú por la COVID-19 está disminuyendo consistentemente. No se había presentado un descenso de esta magnitud durante toda esta emergencia sanitaria. Estamos al mismo nivel de fallecidos de fines del mes de mayo y los primeros días junio.

Otra cifra que revela esta mejora es la del porcentaje de personas que están dando positivo a las pruebas de descarte, tanto las serológicas (más conocidas como pruebas rápidas), como las moleculares. Este descenso se inició en las pruebas moleculares desde el 8 de agosto, y en las pruebas rápidas desde el 19 de agosto. ¿Y porqué esta diferencia? Porque las pruebas rápidas detectan a quienes se han contagiado con más días de anticipación que las pruebas moleculares.

Y para cerciorarnos de que esta mejora no solo la revelan las estadísticas a nivel nacional, el descenso de los porcentajes de positivos por COVID-19 se está dando en la gran mayoría de regiones del país, especialmente en el norte y el centro. En algunas regiones del sur el descenso es muy lento, y hasta se podría decir que no lo hay. De igual manera en el oriente, donde, después de un buen descenso durante varias semanas, se nota un ligero aumento

Pero las cifras que muestran mejor esta mejora son las del número de personas que se han recuperado de la COVID-19. Estas cifras van en aumento desde el 1 de agosto; pero desde el día 23 el ascenso es mucho más notorio, llegando a sobrepasar los 8000 recuperados por día. En estos momentos se han llegado a recuperar más del 75% de los que han contraído este virus; es decir, solo el 25% de los contagiados aún no se han recuperado.

Pero la mejora más notoria de todas está en las cifras de hospitalizados a nivel nacional, que está descendiendo consistentemente desde el día 17 de agosto, pasando de 14 181 ese día, a 11 830 hospitalizados el 2 de septiembre. Este nivel no se tenía desde el 11 de julio, cuando se llegó a 11932 hospitalizados.

En fin, se puede afirmar que la mejora es evidente; pero el peor error que podemos cometer es pensar que ya derrotamos al virus y que nos relajemos. Hemos visto los rebrotes que han tenido varios países que mejoraron notablemente y luego cayeron en este error, llegando incluso a dejar de usar la mascarilla y aglomerarse en lugares públicos. Tenemos que seguir cumpliendo las normas básicas por muchos meses más, hasta que la ansiada vacuna se haya aplicado a la mayor parte de la población.