Artículo de opinión

Dinamización del ecosistema regional de investigación y emprendimiento

Innovar es una actividad dinámica y se da en todos los sectores de una economía. No es exclusiva de las empresas ni de la academia. Es parte de un sistema complejo.

 

Según el Manual de Oslo (2018) innovar es introducir un producto (bien o servicio) o un proceso, nuevo o significativamente mejorado, o un método de comercialización o de organización nuevo aplicado a las prácticas de negocio, a la organización del trabajo o a las relaciones externas. La innovación, según casi toda la literatura académica al respecto, es uno de los factores principales que explican el crecimiento y desarrollo económico de un país.

El Manual de Oslo precisa que innovar es mucho más que una nueva idea o una invención, es un avance económico y social para mejorar la calidad de vida de las personas; y que, para ser usada por empresas, emprendedores y diversas organizaciones, primero debe implementarse. Los impactos económicos y sociales que produzca, dependerán de la difusión y captación de innovaciones relacionadas para hacer sinergias con ellas.

Por otra parte, innovar es una actividad dinámica y se da en todos los sectores de una economía. No es exclusiva de las empresas ni de la academia. Es parte de un sistema complejo en que, incluso, otros tipos de organizaciones y emprendedores individuales cambian o modifican productos o procesos, aportando nuevos conocimientos importantes para la innovación.

Para promover la innovación es importante entender que es parte de un sistema, en el que los diferentes actores (empresas, universidades, emprendedores, inversionistas, sociedad civil y gobierno) interactúan coordinadamente para promover el desarrollo económico, generando proyectos de innovación. Estas acciones e interrelaciones constituyen un ecosistema de innovación.

En Piura, se está desarrollando un proyecto para mejorar el ecosistema de innovación existente. Es complicado planificar el desarrollo de un ecosistema, ya que no existe una verdad absoluta sobre ellos; pero algo que tienen en común los diversos ecosistemas de innovación en otros territorios, de acuerdo a la experiencia del consultor chileno Felipe Contreras, es la pasión que se le ponga al proceso, respetando los intereses de cada actor.

En este sentido, la Universidad de Piura, con el apoyo de Innóvate Perú, y la colaboración de la Universidad Nacional de Piura, Cámara de Comercio y Producción de Piura, Gobierno Regional Piura y Caja Piura, ha iniciado un proceso para mejorar el ecosistema de innovación en Piura con un proyecto cuyo título coincide con el de este artículo.