COVID-19 en la economía

Juan José Marthans: “Nuestra economía volverá al crecimiento el 2021″ 

El economista explicó el panorama actual del país ante la pandemia. Asimismo, señaló que Perú crecería por encima del 6,5% por lo que será el país con el más alto nivel de recuperación en Latinoamérica. 

El COVID-19 impactó en los distintos frentes del país, uno de los más afectados es el económico; sin embargo, el doctor Juan José Marthans, director del área de Economía del PAD-Escuela de Alta Dirección de la Universidad de Piura, afirma que esta no es necesariamente la peor crisis que han tenido Perú ni el mundo.

Refirió que, a nivel global, hubo crisis similares como las que acompañaron las dos guerras mundiales, así como el crack de los años 30, donde la tasa de variación del crecimiento real del PBI decreció en un rango de -6% a -10%. “Al menos desde el punto de vista de la cifra de decrecimiento no es la peor, probablemente sí la más compleja y agresiva en sus efectos inmediatos”, aseveró.

En el seminario en línea “Retos y oportunidades de la economía peruana en el marco de la crisis COVID-19”, organizado por Alumni de la UDEP, Marthans explicó que la evolución del PBI global, amparada en las cifras del Banco Mundial, reportarían un decrecimiento global de aproximadamente 5% en el 2020, lo duro es que en el marco actual no menos del 95% de las economías del mundo experimentará la franca recesión a causa de la pandemia.

En cuanto al interior de Perú, señaló que en otros momentos hemos superado problemas similares, como las crisis registradas en 1988 y 1989, incluso las generadas por los embates del Fenómeno El Niño de 1983. “Es muy probable que en términos estadísticos el país sufra este año una recesión menor al -12%; pero, el próximo vamos a crecer de forma significativa dentro del panorama de América Latina”, agregó.

¿Déficit y brechas fiscales?
El 2020, debido a la crisis por el COVID-19, el déficit fiscal de Perú será de entre -7% y -10%; sin embargo, el país se mantendrá a la par de los países europeos que experimentarán brechas fiscales, como Reino Unido, España, Japón, así como de Estados Unidos (cercano al -20%), indicó el economista.

Agregó que el déficit fiscal peruano será transitorio porque responde a un escenario de pandemia, ya que el Gobierno destinó la mayor parte de sus recursos para cubrir políticas sanitarias de compensación social. A pesar de que ello pueda replicarse de manera decreciente a futuro, el Perú seguirá manteniendo una de las tasas de endeudamiento más bajas del mundo, anotó el docente.

Incluso Standard & Poor´s, Moody’s y Fitch, tres agencias calificadoras más importantes del mundo, mantienen la economía del país en azul, lo cual significa que su calificación de riesgo frente al mundo sigue siendo estable y no ha sido degradada por el escenario COVID-19, refirió.

Por otro lado, el economista resaltó las medidas impuestas por el Gobierno desde el punto de vista sanitario y de confinamiento, el cual era necesario ya que la infraestructura de salud en el Perú es una de las más deficientes del mundo. “Para evitar un colapso del sistema sanitario era necesario que el país se someta a un nivel de confinamiento agresivo. Hoy en día, se está reanudando gradualmente, lo que significa la apertura progresiva de la actividad productiva”.

 Crecimiento al 2021
Según el Fondo Monetario Internacional, se proyecta que para el 2021, a pesar de la actual recesión, el país crezca en 6,5% este nivel de recuperación será el más alto en América Latina en comparación con Brasil (3,6%) y México (3,3%).   Señaló que “no llamaría la atención que crezca, inclusive, por encima de los estimado por el mismo FMI”. La resiliencia de la economía peruana es digna de destacar inclusive en escenarios como el del COVID, sin ella hubiéramos decrecido mucho más.

Este crecimiento no es parte de un rebote puramente estadístico, explica Marthans, ya que en ningún caso el país perderá los fundamentos de libre mercado. Además, los precios internacionales de los commodities hoy están a favor, lo que constituye un factor fundamental para que el frente minero se reactive y se repare la dinámica de inversión al interior de todo el país.

De otro lado, mencionó que en lo que queda del actual gobierno se ha aplicado medidas contracíclicas en materia fiscal y monetaria de lo más destacadas dentro de la región latinoamericana, así como también, se culminarán megaproyectos importantes como la reconstrucción del norte en el marco de los convenios de gobierno a gobierno, “este proceso estará administrado por el Reino Unido”, por ejemplo, enfatizó.