VULNERABLES ANTE EL COVID-19

El 70% de la población adulta peruana sufre de sobrepeso y obesidad

Los doctores Vladimir Bustinza (Medicina) y Tilsa Oré (Economía) hablan sobre la obesidad, problema que agrava en estos tiempos de contagios del nuevo coronavirus, por la vulnerabilidad ante este, de quienes la padecen.

La obesidad es un factor que puede llevar a un desenlace fatal. Es una condición que afecta a gran parte de la población peruana y la pone en riesgo. En este contexto, docentes de las facultades de Medicina Humana y Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Piura explican algunos puntos fundamentales a tener en cuenta por este sector vulnerable de la población.

Las personas obesas tienen sistemas inmunes más debilitados de lo habitual, lo que los hace proclives a tener más infecciones y complicaciones de salud. Es necesario que bajen de peso, con ayuda profesional, con la finalidad de no exponerse a riesgos”, indica el doctor Vladimir Bustinza, catedrático de la Facultad de Medicina Humana de la UDEP.

De acuerdo con las últimas informaciones del Gobierno, “encontramos problemas de obesidad y sobrepeso en el 70% de la población adulta y el 42% de la población joven. Esta condición física es muy frecuente en los sectores medios bajos. Una de las medidas para evitar exponerlos sin dañar su contribución laboral es que, en la medida de lo posible, sus actividades las realicen desde casa”, explica la doctora Tilsa Oré, directora del programa académico de Economía, de esta casa de estudios.

“Por ejemplo, aquellos que laboran en medianas y grandes empresas deben tener la opción del teletrabajo. De no ser posible esta modalidad hay que garantizar protocolos más estrictos de seguridad para esta población vulnerable”, agrega.

Ejercicios y alimentos

La actividad física es importante, al menos 30 minutos al día. Incluso se puede hacer ejercicios isométricos y de fuerza (por ejemplo, con pesas). Procurar caminar o manejar bicicleta ayuda mucho. Hay que dejar de lado alimentos hipercalóricos y procesados que tengamos almacenados”, señala el médico.

Asimismo, “son importantes los alimentos frescos. Un plato de verduras y alguna fruta de postre en cada comida. Utilizar formas de cocinado sencillas: a la plancha, vapor, asados; evitando fritos y salsas. Reducir el consumo de alcohol. Realizar la mayor parte de nuestras actividades en el día y en la noche procurar el descanso adecuado”, indica.

El Índice de Masa Corporal (IMC) es una herramienta que se utiliza para determinar la grasa corporal. El cálculo se basa en el peso en kilos de la persona, dividido entre la altura al cuadrado. “Este cálculo nos dará un número que, idealmente, se debe mover entre 18,5 y 24,9. Si el resultado está entre 25 y 29,9 consideramos a la persona con sobrepeso. A partir de 30 hablamos de obesidad, de 30 a 34,9 es obesidad grado I; de 35 a 39,9 es obesidad grado II; y de 40 a más es obesidad grado III”, anota Bustinza.

Es importante mencionar que otros factores de riesgo son: edad mayor de 60 años, hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes, asma, enfermedad pulmonar crónica, insuficiencia renal crónica y enfermedad o tratamiento inmunosupresor.