El arte, más vivo que nunca

“El coronavirus está provocando un silencioso terremoto en el mundo del arte”

En plena emergencia sanitaria, la vena artística de los estudiantes de la UDEP ha seguido aflorando en diversos ámbitos, como en el taller de Dibujo Artístico y Pintura, cuyos frutos mostramos en una galería.


Los integrantes del taller de Dibujo Artístico y Pintura de Vida Universitaria de la Universidad de Piura han comparado el desarrollo del arte durante la emergencia sanitaria a un terremoto silencioso, por la gran cantidad de manifestaciones y productos artísticos surgidos en distintas partes del mundo.

“La magnitud del evento sísmico artístico dependerá del tiempo que dure la crisis. El COVID-19 dejará graves daños en lo material; pero, al mismo tiempo, espoleará la creación contemporánea. Ver cómo un mundo hipertecnificado se colapsa por un pequeño virus está cambiando nuestra historia”, indica Roberto Albán profesor de los mencionados talleres.

El periodo 2020-I de la UDEP ha terminado, y con él las actividades académicas y extracadaémicas virtuales, como las de Dibujo Artístico y Pintura, taller en el que han participado 33 estudiantes de la universidad, quienes han plasmado su arte en creativas obras.

Los alumnos “recogen esta situación crítica como insumo y lo convierte en obras de arte, donde la línea, la forma, la textura y el color se conjugan para crear composiciones expresivas y utiliza al retrato como medio y centro de interés estético”.

La exposición de sus trabajos es el resultado del conocimiento y aplicación de procesos de aprendizajes constructivos y significativos. Una serie de técnicas y conceptos aprendidos a través de las clases virtuales que ha permitido que nuestros alumnos conozcan, dominen y utilicen meritoriamente el lenguaje plástico de las artes visuales”, comenta el profesor del taller, Roberto Albán.

Pueden ver todos los trabajos en esta galería. Está abierta al público en general, que podrá disfrutar de esta experiencia artística y ver la muestra como un hecho trascendente en medio de la pandemia.

Reto cumplido
Desarrollar el talento en el taller demandó el ingenio y creatividad de los alumnos ya que cuando empezaron las sesiones, no había librería abierta ni tiendas para comprar material. Tuvieron que utilizar los recursos que encontraban en casa: cartones y cajas, pedazos de tripley, lo que tuvieran a mano.

Como material pictórico aprovecharon el tinte de zapatos, témperas o pinturas que tenían en casa (de sus hermanos menores), pintura de maquillaje, esmalte de uñas. Usaron brocha, pinceles, esponjas de cualquier tipo, algodón. En muchos casos hacían los trazos con el dedo.

“Ha sido un reto a base de prueba y error. Los chicos han trabajado más de lo que se trabaja en el aula presencial. La obra no ha salido al primer intento sino, en algunos, a la cuarta vez, pero se ha logrado gracias a la motivación de los alumnos y la familia ha sido testigo de todo el proceso, desde la primera línea hasta la foto final”, comentó el docente.