A 72 días de cuarentena

El economista Dulanto explica cómo afecta al país la contracción económica actual

A nivel macroeconómico se proyecta una caída del 15% en el PBI, las finanzas públicas están en rojo, el aparato productivo parcialmente parado y la infraestructura sanitaria totalmente colapsada, sostiene Guillermo Dulanto.

El gobierno decidió extender el estado de emergencia nacional y el aislamiento social obligatorio (cuarentena) hasta el 30 de junio; y, anunció el inicio de la fase dos de la reactivación económica en el país. Guillermo Dulanto, docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Piura, explica el actual panorama de la economía peruana y los efectos que generan la paralización de actividades en diversos sectores.

Sobre la contracción económica que atraviesa el país, el economista afirma que se esperan consecuencias muy duras. A nivel macroeconómico, se proyecta una caída del 15% en el PBI, lo cual depende del comportamiento de la economía en los siguientes meses; por ahora, las finanzas públicas están en rojo, el aparato productivo parcialmente parado y la infraestructura sanitaria totalmente colapsada, señala.

A nivel microeconómico, el docente universitario indica que los ingresos de los habitantes se han reducido y, en muchos casos, se ha perdido el empleo. Además, existen muchos mercados en los que la oferta y la demanda han disminuido, sobre todo en servicios y sectores como el turismo y transporte.

“Las medidas de apoyo adoptadas por el Gobierno -que fueron positivas- tienen un tiempo de vigencia, que ya está terminando. Después de este momento será complicado que pueda seguir realizando más gastos”. Mientras continúe la crisis sanitaria, y las restricciones de movilidad y consumo que esta implica, es poco probable que se pueda retornar a los niveles de producción que había antes de la pandemia, señala el economista.

Reactivación económica
Desde ayer, 25 de mayo, se inició la operación de servicios como el delivery por aplicativo, el comercio electrónico de vestuario, calzado, electrodomésticos, útiles escolares y artículos de oficina; los servicios de salud, los servicios técnicos, entre otros. Para el doctor Dulanto, es positivo este comienzo parcial porque cualquier actividad económica que implique contratación de trabajadores y recepción de un sueldo será beneficioso para la economía en general.

Sin embargo, refiere que las actividades vinculadas a servicios, como viajes, hotelería y consumo directo en restaurantes, aún no tienen fecha de inicio, y estas son las que tienen un gran efecto multiplicador en la economía.

Por ello, aconseja a los negocios que siguen paralizados, reducir los costos (fijos y variables) o cambiar de giro de actividad comercial; es decir, reinventarse. “Si no pueden realizar ninguna de ellas, se enfrentarían a la difícil situación de cerrar, a menos que tenga un buen colchón de ahorros o la posibilidad de financiarse mientras llegan mejores épocas”.

En cuanto a los ciudadanos, que también se han visto afectados con la crisis, Dulanto recomienda reajustar los presupuestos acordes con los nuevos ingresos y cambios en los consumos. “No se debe olvidar que la alimentación básica y la salud son la prioridad de las familias en esta crisis; por lo tanto, los ingresos y ahorros que tienen deben usarse para ese tipo de gasto”. Asimismo, sugiere no endeudarse en demasía con las tarjetas de crédito.