Artículo de opinión

La incertidumbre continúa

Por naturaleza, el ser humano tiende a mejorar. Aprovechemos esta ‘pausa obligatoria’ para formarnos y convertir este periodo de crisis en una gran oportunidad.

Han pasado ya 16 días de junio; es otro mes de aislamiento obligatorio, situación que ya para muchos se ha tornado “desesperante”; sin embargo, no debemos bajar la guardia ni caer en la trampa del miedo y la inacción.

Si bien no todos estamos en la misma situación; la incertidumbre sobre lo que vendrá y lo que debemos afrontar, sí la tenemos todos. La inseguridad y la incertidumbre nos pueden generar más malestares de lo que ya tenemos, tanto a nivel empresarial como individual (en los trabajadores, extrabajadores o futuros trabajadores). Para todos, estos días de aislamiento deben servirnos para reflexionar, para prepararnos y diseñar estrategias para cuando volvamos a la “normalidad”.

Sabemos que esta “normalidad” no será la misma. Muchas cosas cambiarán, inclusive los estilos y formas de comportarnos. ¿Cómo nos afectarán dichos cambios? ¿Estaremos preparados para ello?

Debemos aprovechar al máximo este aislamiento. De nada sirven las actitudes negativas, el pesimismo o las quejas por el futuro próximo. Sabemos lo dolorosa que es y puede llegar a ser aún esta situación. Sin embargo, debemos tener la certeza de que pasará en algún momento y, para entonces, debemos saber ya cómo afrontaremos esta “nueva normalidad”.

Para muchos, será difícil reinsertarse en el mundo laboral; pero lo harán. Y, lo harán más pronto aquellos que aprovecharon este tiempo para desarrollar nuevas habilidades, obtener nuevos conocimientos o afianzaron los que tenían; los que han diseñado estrategias creativas o se han ‘reinventado’. Por naturaleza, el ser humano tiende a mejorar. Aprovechemos esta ‘pausa obligatoria’ para formarnos y convertir este periodo de crisis en una gran oportunidad.

Este es un artículo de opinión. Las ideas y opiniones expresadas aquí son de responsabilidad del autor.