Artículo de Opinión

El niño es el padre del hombre

La Dra. Montesssori sostenía que "El niño es el padre del hombre", ya que se crea a sí mismo revelando la persona en la que puede transformarse, tarea que lleva a cabo naturalmente.

En agosto, se cumplieron 150 años del nacimiento de María Montessori, creadora del famoso método pedagógico que lleva su nombre, quien diseñó su revolucionario sistema didáctico para ayudar a los niños recluidos en manicomios y reformatorios, pobres y desfavorecidos.

La periodista española Irene Hernández Velasco, en su artículo La paradójica vida de María Montessori; y la escritora italiana Vittoria Guerrini, en su libro “El niño es el maestro: vida de María Montessori”, resaltan las grandes cualidades de esta médica y educadora.

A sus 28 años, al visitar un manicomio en Roma, Montessori se horrorizó al ver el trato inhumano que se les daba a los niños, a los que llamaban “retrasados”, “deficientes” o “idiotas”; entre ellos había discapacitados psíquicos, epilépticos, ciegos, sordos y autistas. Se creía que eran males incurables y su terrible destino era permanecer recluidos de por vida. Montessori decidió que aquello era intolerable y se inspiró para crear su famoso método de enseñanza con el que estudiaron los creadores de Amazon, Google y Wikipedia.

Llegó a la conclusión de que la educación debía ser una técnica de amor y de respeto. “El niño es una fuente de amor: cuando se le toca, se toca el amor”. No había que acosarles, obligarles ni dirigirles, ni premiarlos ni castigarlos, ni siquiera corregirlos. Había que respetarlos y no interferir, dejarlos libres en un ambiente en el que todo -espacio, muebles, objetos- estuviese a su medida. El respeto a los niños, la escuela democrática o el parto dulce son resultado de sus ideas. Fue ella quien explicó que el niño es una criatura con un cerebro potentísimo, capaz de concentrarse con fuerza e incluso de autoeducarse, siempre y cuando desde el principio se le respete y se le deje trabajar en la familia y en la escuela, sostiene Guerrini.

En el artículo Evaluating Montessori Educaction (Revista Science) se dice que la Dra. Montesssori sostenía que “El niño es el padre del hombre”, ya que se crea a sí mismo revelando la persona en la que puede transformarse, tarea que lleva a cabo naturalmente, con una inmensa alegría y que debe ser tomada como un indicador de los aciertos del sistema educativo.

Tenemos grandes retos que superar para mejorar la educación a todo nivel, especialmente de nuestros niños. No excluyamos o discriminemos a ninguno por sus “habilidades diferentes”, dislexia, disgrafía, discalculia, discapacidad de la memoria y el procesamiento auditivo o cualquier otro trastorno. Nuestros niños merecen todas las oportunidades posibles para lograr su desarrollo integral y feliz.

Este es un artículo de opinión. Las ideas y opiniones expresadas aquí son de responsabilidad del autor.