Artículo de Opinión

Nutrición adecuada para prevenir o paliar el COVID-19

La alimentación deber ser variada y equilibrada, incluyendo en ella todos los grupos de alimentos, priorizando siempre los frescos, naturales y mínimamente procesados; pues este tipo de alimentos son ricos en nutrientes: vitaminas, minerales, probióticos.

Ante la expansión del COVID-19 y aún sin tener una vacuna para combatir este virus, la prevención y la alimentación deben ser tus grandes aliados para fortalecer tu sistema inmune. Actualmente no existe una evidencia concreta de factores dietéticos para reducir el riesgo de contraer el coronavirus; sin embargo, una adecuada nutrición contribuirá a mantener un adecuado estado de salud, para poder reducir el impacto del virus en caso de contagio.

Debemos tener claro que la alimentación deber ser variada y equilibrada, incluyendo en ella todos los grupos de alimentos, priorizando siempre los frescos, naturales y mínimamente procesados; pues este tipo de alimentos son ricos en nutrientes: vitaminas, minerales, probióticos.

El consumo de proteínas es esencial en esta época y los alimentos de origen animal como las carnes, vísceras, huevos, lácteos y pescado son una excelente fuente de proteínas y de otros micronutrientes como el hierro, el zinc y ácidos grasos esenciales como el Omega 3 que fortalecen el sistema inmune.

Las menestras, que deben ser consumidas al menos tres veces por semana y combinadas con cereales (arroz, trigo) o granos andinos (quinua, kiwicha), proveen de energía, fibra y otros nutrientes.

Asimismo, es necesario consumir diariamente frutas y verduras frescas las cuales nos proveen de vitaminas y minerales importantes para el mantenimiento de una buena salud. Se recomienda elegir las frutas y verduras de distintos colores y procurar incluirlas en el desayuno, el almuerzo y cena.

Además, otro punto importante a tener en cuenta es que siempre debemos mantenernos hidratados; para ello, se debe consumir de 6 a 8 vasos de agua al día, para asegurar un buen funcionamiento de nuestro organismo.

Por otra parte, la actividad física es fundamental para mantener un buen estado de salud y así evitar condiciones que incrementan el riesgo de complicaciones ante una infección por el COVID-19 como la obesidad.

Recordemos también que debemos evitar consumir comida alta en grasas, azúcares y alimentos altamente procesados. La nutrición toma aún más relevancia con la amenaza del coronavirus; y podemos prevenir o controlar la obesidad, la diabetes o la hipertensión arterial con un estilo de vida saludable, para evitar una mayor vulnerabilidad.

Este es un artículo de opinión. Las ideas y opiniones expresadas aquí son de responsabilidad del autor.