Artículo de opinión

Proyecto de Ley 5279/2020

Este proyecto, en su artículo 3, indica la condonación del pago de interés en los servicios bancarios financieros y establecimientos con tarjeta de crédito. Abarca todas las entidades bancarias, financieras y cajas rurales y municipales.

Freddy Llaulli R., bachiller en Agronomía Tropical y con posgrado en Desarrollo Sostenible, es congresista del Perú y lidera la iniciativa del proyecto 5279/2020: “Proyecto de ley de condonación por caso fortuito y fuerza mayor de intereses en los servicios públicos, servicios masivos, créditos de consumo, bancarios, en instituciones financieras y en establecimientos comerciales con tarjeta de crédito por el COVID-19”.

Este proyecto, en su artículo 3, indica la condonación del pago de interés en los servicios bancarios financieros y establecimientos con tarjeta de crédito. Esto abarca toda entidad bancaria y financiera, caja rural o caja municipal. Dicho beneficio excepcional se aplicará por el lapso de 6 meses. En el mismo documento, se afirma que este proyecto de ley es “totalmente viable y que no ocasionará egresos al erario nacional del Estado Peruano ni perjudicará a los operadores del mercado”.

Las cajas municipales son empresas de intermediación financiera. Esto significa que, por un lado, captan ahorros del público por los que los ahorristas reciben un interés acordado. Por otro lado, colocan créditos en las mypes, y el cliente se compromete a pagar una tasa de interés por ese préstamo. Evidentemente, la tasa de colocación es mayor a la tasa de ahorro. Lo generado por la gestión de esta diferencia se le llama spread financiero.

El señor Llaulli, a través de su proyecto de ley, estaría condonando totalmente la tasa de interés que los clientes deben pagar a las cajas municipales. Esto generaría que no se pueda cumplir con pagar el interés ofrecido a los ahorristas. Por lo tanto, los ahorristas, en forma masiva, decidirán retirar sus fondos generando así un pánico financiero imposible de detener. Finalmente, sin ahorros, no se podría colocar dinero a los clientes; entonces, no habrá reactivación económica posible.

Esta iniciativa del señor Llaulli no debería aprobarse, pues, contrario a lo que afirma, no es viable en ningún aspecto. Lo que urge es empoderar al sistema microfinanciero del Perú para afrontar la reactivación que la mayoría de los peruanos deseamos.

Al respecto, sugiero tres acciones para el autor del proyecto y para el Legislativo en general: 1) Revisar el funcionamiento de Reactiva Perú y mejorar las propuestas que el Ejecutivo ya ha puesto en marcha. 2) Flexibilizar los requisitos para acceder a los programas de beneficios del Gobierno. 3) Proponer un programa Reactiva Mype Perú, asesorado por expertos en microfinanzas, descentralizados, de las principales cajas municipales del país: Caja Piura, Caja Arequipa, por ejemplo.

Este es un artículo de opinión. Las ideas y opiniones expresadas aquí son de responsabilidad del autor.