Testimonio de una egresada UDEP

Ser mamá y trabajar desde casa

Lenka Miskulin (Comunicación, 2003) es experta en marketing y comunicación. Actualmente se desempeña como gerente de Medios y Digital para Perú y Bolivia en Kimberly Clark.

Lenka egresó de la Facultad de Comunicación de la UDEP el 2003. Ella se animó a contarnos su experiencia de madre y de su trabajo desde casa. “Tengo mucha experiencia trabajando en remoto. Calculo que hace más de 7 años comencé a hacerlo. Había épocas en que trabajaba hasta 3 días desde casa; una vez que aprendí a manejarlo, todo fluía. Creo que conforme pasan los años los retos son más grandes pero la experiencia es enriquecedora.

¿Cuáles han sido sus principales aprendizajes respecto al trabajo remoto?
Tengo varios aprendizajes, por ejemplo, la disciplina y el compromiso que uno desarrolla al organizarse para trabajar en casa. Si uno no se compromete a cumplir los horarios e involucra a su familia a respetarlos, será muy difícil establecer una rutina.

Otra de las cosas que he aprendido es a demostrar que se pueden lograr los resultados (incluso superarlos) no necesariamente trabajando desde una oficina. Esto es clave porque suma a la cultura de confianza dentro de los equipos.

Y, finalmente, algo súper valioso es que puedes hacer partícipe a tu familia, de tu día a día de trabajo; mi hija ahora me pregunta más seguido: “mami ¿cómo te fue en tu reunión?” o escucho que le cuenta a alguien más: “mi mami hoy estuvo presentando y por eso no la interrumpí”; esta parte me parece increíble.

¿Cuánto cambia el trabajo cuando se hace desde casa?
Mucho. Trabajar en casa siempre es un reto por más que tengas todo organizado. Nos obliga a confiar más en que la tecnología no nos falle, porque si nos falla nos frustrarnos y debemos buscar otra solución.

O, por ejemplo, si alguno de tus hijos está enfermo, tus prioridades cambian y debes reorganizar lo que tenías programado porque tu pequeña exige más de ti al tenerte en casa, y así puedo mencionar varias situaciones más. ¿Ves que sí hay un cambio?

¿Desde tu experiencia, podrías comentarnos cómo es trabajar con equipos multinacionales?
Siempre es bueno al menos un par de veces al año verse físicamente. Un abrazo, risas, una conversación en vivo y en directo, es necesario. Algo que me funciona siempre es apuntar a que esa distancia territorial no se sienta, a veces es difícil pero siempre hay que intentarlo.

¿Qué desafíos conlleva el ser mamá y trabajar desde casa?
Es un solo desafío, equilibrar el tiempo de mamá y el tiempo de trabajo porque al tenerte en casa están más emocionados y felices. Quieren que seas parte de cada cosa que hacen. Con una hija, me era mucho más manejable, ahora con dos es un reto mayor porque todo se duplica.

Creo que con organización, ayuda en casa y con una disposición de nuestro lado a ceder esos minutos del horario de trabajo a nuestra familia el desafío es manejable.

¿Qué consejos puedes brindar para llevar bien la cuarentena en casa, en medio del home office y el cuidado de los más pequeños?
El primero consejo es aprovechar y disfrutar este momento. Si bien voy contando los días para que acabe (risas), cada cosa que hacemos ahora en familia hubiera sido imposible sin la cuarentena actual. Quienes tenemos hijos, sabemos que ellos son los más felices de tenernos en casa.

Por otro lado, organizarse. Revisar el calendario del día siguiente, organizarse, anticipar a quienes también están en casa que mañana tienes un día complicado o un día tranquilo. Así disminuirá tu estrés y todos en casa sabrán qué se viene.

También el tomarse pausas activas. Mis pausas son (además del almuerzo) para estar cinco o diez minutos con mis hijas, o hacer una llamada a alguien fuera del ámbito laboral para conversar sobre cualquier otro tema. Eso llega a ser un respiro de aire fresco dentro de tu rutina y dentro de la cuarentena.

Aprovecha para conversar más con tus compañeros (ya sea que estén en el mismo país o en el extranjero), pregúntale cosas más allá de las laborales, por su familia, por cómo está llevando este proceso, cómo se siente y ríete. Bromea porque eso es lo que todos necesitamos.

¿Qué actividades complementarias recomiendas realizar con los más pequeños para mantener el balance entre trabajo y hogar?
Hay miles de actividades. Internet es una gran fuente para inspirarte en qué hacer con ellos. El reto es buscar varias cosas porque se aburren rápido o dicen “pero eso ya lo hicimos” (risas).

Ahora comparto tiempo con mi hija mayor porque mientras yo trabajo, ella está a mi lado haciendo tareas. Me pregunta, yo la guío, a veces nos peleamos y al minuto ya estamos riéndonos.

La pequeña a veces se sienta a pintar a mi lado, aunque no durante mucho tiempo porque quiere también usar la computadora. Para mantener el balance con ellos es necesario explicarles qué está haciendo mamá, mostrarle algo de mi trabajo y pasar también tiempo con ellos.

De las ocho horas de jornada laboral, debemos tener minutos de pausas con ellos. Imaginemos que estamos en la oficina donde paramos también para hablar con nuestros compañeros o tomarnos un café en el comedor. Lo mismo pasa en casa solo que los integrantes cambian.

¿Cuánto crees que aporta la educación de la Universidad de Piura en este nuevo contexto de trabajo temporal?
La educación en la UDEP te aporta la experiencia de adaptarte siempre al cambio viendo los retos como nuevas oportunidades de hacer las cosas diferentes y demostrar que puedes sobrellevarlo sin problema.

Y que, además, en tu día a día de trabajo se suman nuevos integrantes con quien debes compartir cosas, tu familia, quien te apoya en casa, los amigos que en este contexto te envían cosas divertidas o informaciones más de lo normal.

Para finalizar…
Solo una cosa, aprovechemos este tiempo en casa para estar más cerca de los nuestros, ya sea físicamente con nuestra familia en casa como virtualmente con quienes son especiales también en nuestra vida.