Artículo de opinión

Tenga cuidado con los ofrecimientos de altas rentabilidades

No existen negocios mágicos ni inversiones rentables en el corto plazo, salvo excepciones especulativas y, por tanto, riesgosas (...) Detrás de cualquier historia de éxito hay muchos años de esfuerzo y sacrificio.

Muchas personas, por estos días, tienen un importante nivel de liquidez, porque retiraron fondos de su AFP y/o porque han recibido su gratificación de Fiestas Patrias. Entonces, surgen, muchos ofrecimientos de “negocios” para multiplicar varias veces el capital invertido, sin esfuerzo y en corto tiempo. Y, lamentablemente, muchas personas caen en este cuento.

Y digo cuento porque, en principio, todo lo bueno en esta vida requiere esfuerzo. Pero “el mercado” hace tiempo que nos quiere hacer creer que esto no es cierto y, entonces, nos dicen, por ejemplo, que para tener un cuerpo escultural solo basta con tomar una pastilla o comprar una maquinita maravillosa que hace el ejercicio por nosotros. Y muchos lo creen.

Igual sucede con las inversiones. Un principio básico de las Finanzas nos dice que toda inversión está asociada a un riesgo, que es la probabilidad de tener un perjuicio económico) y que, además, cuanta mayor sea la expectativa de ganancia, mayor será el riesgo que uno debe estar dispuesto a asumir.

Por lo anterior, debe quedar claro que no existen negocios mágicos ni inversiones rentables en el corto plazo (salvo excepciones especulativas y, por tanto, riesgosas). La única forma de volverse millonario de la noche a la mañana es ganándose la lotería y, para eso, primero se tiene que haber comprado y, luego, tener mucha, pero mucha suerte.

Los empresarios exitosos no se han hecho de un día para otro. Detrás de cualquier historia de éxito hay muchos años de esfuerzo y sacrificio.

Este es un artículo de opinión. Las ideas y opiniones expresadas aquí son de responsabilidad del autor.